Los coches eléctricos, ¿están obligados a pasar la ITV?

Un coche eléctrico en plena carga.
Un coche eléctrico en plena carga.
PIXABAY

Más de 2,6 millones de coches circulan con la ITV caducada a pesar de ser un trámite que afecta directamente a la seguridad de la conducción, ya que garantiza el buen estado de los elementos que protegen a los ocupantes del vehículo. Con la irrupción de los vehículos electrificados, que coparán el 100% de los transportes en 2050, hay quienes se plantean si este tipo de automóviles deben pasar por la Inspección Técnica de Vehículos. El aumento de la demanda de este tipo de coches y las diferencias entre los componentes de los eléctricos y los de combustible y, por tanto, en la conducción generan esa duda. La respuesta es sí. Ningún vehículo se libra de esta revisión, así que los eléctricos, que sí que cuentan con ventajas fiscales respecto al resto, también están obligados a pasar (y superar) la inspección.

¿Cada cuánto se debe pasar?

La periodicidad de la revisión es la misma para todos los vehículos: la primera ITV (en la que hay que evitar estos errores), se debe pasar a los cuatro años desde la fecha de matriculación del coche. A partir de entonces, el examen será bianual hasta cumplir los 10 años, momento en el que la frecuencia de la revisión cambia al formato anual.

Entonces, ¿hay alguna diferencia?

En la ITV, los coches eléctricos no se ven sometidos a ninguna prueba de emisiones ni ruido, porque no los producen. Esa es la única diferencia que, sin embargo, puede conllevar una rebaja en el precio que supone pasar esta inspección.

Sí que está previsto que, próximamente, se añadan a la ITV ciertas modificaciones que ayuden a comprobar el estado de las partes eléctricas del vehículo. Aún así, llevar el coche al taller para una revisión previa es fundamental en todo tipo de vehículos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento