Sí a los eléctricos: ventajas fiscales por las que interesa invertir en uno
Aunque la inversión inicial puede ser mayor, la compra de un vehículo eléctrico ayuda a evitar algunas tasas anuales. Freepik

Europa se ha dejado seducir por el coche eléctrico y su popularidad no para de crecer. Según datos de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA), en 2018 las matriculaciones de coches con batería han superado las 200.000 unidades, lo que se traduce en un incremento del 48,2% en comparación con el ejercicio europeo anterior. Una tendencia que, además, se espera superar en el presente año. Pero, ¿qué tienen estos vehículos para seguir ganando adeptos a diario?


Además de no emitir gases contaminantes y suponer un gran avance medioambiental, estos coches suelen sufrir menos averías mecánicas que los de gasolina, apenas exigen mantenimiento, tienen facilidades para aparcar por la ciudad y, además, su compra conlleva una serie de ventajas fiscales que conviene conocer.


¿Cuáles son las ventajas fiscales de los coches eléctricos?

  • Impuesto de Matriculación. Como este impuesto se calcula en función de las emisiones de CO2 del vehículo, los coches nada contaminantes tienen un importante ahorro en la matriculación, pues su matriculación es gratuita.
  • Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica. Más conocido como Impuesto de Circulación, esta tasa municipal que se paga anualmente puede tener hasta un 75% de bonificaciones en el caso de los coches eléctricos. Eso sí, depende de las ordenanzas de cada municipio, pues no en todos se aplican las mismas ventajas fiscales.
  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Según la redacción del reglamento del IRPF, se establece que todos los vehículos eléctricos de batería, autonomía extendida o híbridos enchufables (con autonomía superior a 15 kilómetros) podrán reducir en un 30% el total del impuesto.
  • Ayudas y subvenciones. Para la compra de los coches eléctricos los usuarios pueden optar a alguna de las ayudas disponibles, como el caso del plan MOVEALT, gracias al cual se pueden conseguir descuentos que oscilan entre los 500 y los 18.000 euros según la categoría y el tipo de motor.