Javier Cercas, ganador del Premio Planeta por la novela 'Terra alta'

El escritor Javier Cercas, ganador del LXVIII Premio Planeta de Novela con la novela 'Terra Alta', tras recibir el galardón, en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), en Barcelona.
El escritor Javier Cercas, ganador del LXVIII Premio Planeta de Novela con la novela 'Terra Alta', tras recibir el galardón, en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), en Barcelona.
Andreu Dalmau / EFE

Los Mossos d’Esquadra abaten a cinco terroristas yihadistas que pretendían atentar en Cambrils (Tarragona) tan solo unas horas después del atropello masivo que dejó 15 muertos en Las Ramblas de Barcelona. Ocurrió la madrugada del 18 de agosto de 2017 y el escritor cacereño Javier Cercas lo recuerda en su libro, Terra alta, que este martes recibió el Premio Planeta 2019, el galardón mejor dotado de las letras españolas, con 601.000 euros.

En esta obra de índole psicológica, Cercas —que se presentaba bajo el pseudónimo de Melchor Marín y recibió el testigo de Santiago Posteguillo, ganador de 2018— centra su historia en un policía catalán, héroe de dichos atentados. Y es que, si en el año pasado la voz femenina fue la gran protagonista de las novelas presentadas, en esta edición lo han sido losthrillers y las novelas policíacas, explicó antes de la gala el miembro del jurado Juan Eslava Galán.

"Normalmente el que se presenta al Planeta es un autor que escribe el tipo de novela que se lleva en ese momento", agregó Galán, que sostuvo que ha quedado un poco atrás el tema de la Guerra Civil para dejar ahora protagonismo a los relatos policiales. En total, diez fueron las novelas candidatas a alzarse con alguno de los galardones y seis de ellas estaban firmadas bajo pseudónimo, de los 564 originales que se registraron este año, una cifra mucho menor que las 642 que hubo en 2018.

En esta 68.ª edición de los Premios Planeta se premió además la obra Alegría, de Manuel Vilas, quien quiso ocultar también su nombre bajo el de Viveca Lindfords. Este escritor nacido en Barbastro (Huesca) se alzó como finalista —un reconocimiento dotado con 150.250 euros— gracias una obra reflexiva protagonizada por un hombre de mediana edad que ha tenido éxito en su profesión y se muestra inmerso en la vida a través de una mirada fiel y realista hacia la sociedad española.

El evento se trasladó al Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) para festejar los 70 años de fundación de la editorial y a él tampoco fueron —igual que en 2018— miembros de la Generalitat, aunque sí los expresidentes catalanes Artur Mas y José Montilla; la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo; la del Congreso, Meritxell Batet; el ministro de Cultura, José Guirao, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, además de numerosos escritores y personalidades del sector cultural.

No obstante, Colau abandonó la cena por la situación en la capital catalana a causa de los disturbios ocurridos durante las manifestaciones contra la sentencia del procés en la noche de este martes.

"Me aterraba la idea de repetirme"

En la posterior conferencia de prensa, Cercas comentó que "aunque la trama nunca es lo esencial, en este caso, por primera vez en mi vida, la trama es muy importante, desempeña un papel fundamental, pues se trata de una intriga y el riesgo de un espoiler es aterrador. No se pueden contar muchas cosas".

Confesó Cercas que al acabar su anterior libro tuvo la impresión de que era "el final de algo, de que había llegado al límite de una serie de cosas que había ensayado desde Soldados de Salamina en 2001 hasta el último, que era de 2017, era como el reverso de ese libro primero".

Este cambio surgió de la necesidad: "Me aterraba la idea de repetirme, de hacer libros con los mismos elementos, con la misma fórmula que ha ido funcionando más o menos bien en estos años". No sabía qué iba a hacer a continuación, pero "una serie de circunstancias desdichadas que tienen que ver con la vida de nuestro país, han sido muy positivas para mí como escritor y de algún modo me han cambiado", aseguró.

Aunque pueda parecer un oxímoron es "un libro muy distinto de los anteriores y muy fiel a ellos", dijo Cercas, quien se declaró encantado con "los escritores que siempre cambian pero se mantienen fieles a sí mismos".

Pasado y presente

En la novela ganadora del Planeta hay, admite el autor, "un diálogo entre el pasado y el presente, y, de hecho, el pasado en el que hay memoria y testigos no ha pasado todavía, el pasado sigue siendo una dimensión del presente sin el cual el presente está mutilado".

En su novela, Cercas describe una acción que transcurre en el presente —situado en 2021— y lo que se cuenta es "el relato de una investigación de un crimen múltiple, atroz, en un lugar apacible, una comarca real fronteriza con Aragón, que es la Cataluña pobre".

Cercas ha advertido que "la novela no trata sobre el procés,de lo que ha ocurrido en Cataluña desde 2012, y más concretamente desde 2017 hasta aquí", pero reconoce que "sin lo que ha ocurrido estos años este libro no lo habría escrito".

Precisó que ha escrito en los periódicos, "incluso demasiado", sobre lo que ha ocurrido donde vive, en Cataluña, pero "lo más profundo que tenía que decir es este libro"; y "aunque no trata directamente de este asunto, surge de mi estado de ánimo, de mis angustias, de mis preocupaciones".

Y añadió: "Los escritores tenemos una ventaja sobre el resto, podemos convertir las malas experiencias en buenas y esto es una alquimia maravillosa, es muy útil para nosotros y ojalá que lo sea para los demás".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento