El ejercicio reduce el riesgo de padecer cáncer de mama, según un estudio elaborado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en Saint Louis, en el que han sido investigadas cerca de 65.000 mujeres, según publica El País.

Basta con correr tres horas y cuarto o andar 13 horas a la semana

Según el informe publicado por la edición digital de la Journal of the National Cancer Institute, las personas que hacen ejercicio tienen un 23% menos de diagnósticos que las que no lo hacen.

Es suficiente con correr tres horas y cuarto o caminar 13 horas semanales para reducir el peligro.

Para elaborar el informe se ha investigado la aparición de cánceres de mama antes de la menopausia y durante la adolescencia y juventud (de los 12 a los 35 años).