Profanación de tumbas, caimanes gays, linchamientos... ¿eso puede ser una película de dibujos? Sí, así es La crisis carnívora, una "comedia gamberra" que fantasea sobre qué sucedería si los animales heredasen la tierra y que, en forma de fábula animal, revisa con acidez los pactos de convivencia humana.

La cinta es una 'comedia gamberra' que revisa la convivencia entre humanos

Pero hay algo más que distingue a la película, que se estrena este fin de semana en los cines: se trata del primer largometraje realizado íntegramente en Flash para la gran pantalla.

La película surge de unas tiras cómicas, publicadas hace más de quince años, por Pedro Rivero, director de la cinta. Junto a Egoitz Moreno escribieron el guión y, a través de Nikodemo Animation -estudios responsables de la miniserie en flash Cálico Electrónico, muy popular en la Red- completaron el largometraje.

Diversos personajes famosos han prestado su voz para los personajes de la película. Enrique San Francisco, Pablo Carbonell, Pedro Reyes, Alex Angulo o José Coronado son algunos de los 'implicados' en la cinta, que también cuenta con la colaboración de Joaquín Reyes, conocido humorista de La Hora Chanante y Muchachada Nui.

Horas antes de su estreno en España entrevistamos al director de la película, Pedro Rivero.

¿Cómo nace la película?
Tras varios años trabajando de guionista de encargo para series de dibujos me sentía frustrado, y acabé envalentonándome e intentando sacar adelante una idea mía. Tenía los dibujos iniciales, recibimos una ayuda para escribir el guión y, después, conseguimos poner en marcha la producción. Desde que recibimos la ayuda para el guión han pasado nueve años.

¿Cuándo decidísteis realizarla en Flash?
La película fue concebida como animación tradicional, pero no conseguíamos encontrar financiación al ser una historia muy caústica, para adultos, lo que no encaja con los 'dibujos' habituales. Pero en 2005,gracias a la recomendación de un amigo dibujante, nos pusimos en contacto con Nikodemo y decídimos hacerla en Flash, lo que ha sido un acierto por que permite una animación más 'agresiva' que encaja muy bien con la historia.

Hacer un largo de animación en España, sin una gran productora detrás, es heróico"

¿Cómo ha sido el proceso de producción?
Lleno de dificultades, pero hemos terminado la película a tiempo. Hacer un largometraje de animación en España, sin una productora fuerte detrás, es heroíco. A nivel personal, ha sido una experiencia aleccionadora, mucho más amplia que la de ser un mero guionista. Comprendes que una película depende no sólo de un director, sino de un montón de decisiones pequeñas que tienes que tomar con otras personas.

¿Cuánto ha costado la película?
El presupuesto completo, con copias incluídas, es de un millón y medio de euros.

El Flash permite un trabajo mucho más directo que en la animación tradicional"

¿Han democratizado herramientas como Flash, o la propia internet, el mercado de la animación?
Totalmente. Trabajar con Flash permite un trabajo mucho más directo que en una producción de animación tradicional. Necesitas una docena de dibujantes, en vez de cuarente, lo que te acerca mucho a su trabajo, acorta los tiempos y hace todo el proceso mucho más participativo.

La película ha recorrido múltiples festivales, ¿qué reacciones ha encontrado?
La gente tiene mucha predisposición a reirse, lo que es bueno. Es una película muy 'cachonda', a la que hay que acudir pensando que es una sátira y que debe participarse en ella. Creo que hay personajes muy acertados, y una corriente iconoclasta interesante.

Quique San Francisco, José Coronado, Alex Angulo... ¿fue difícil contar con sus voces?
Desde el principio tuve claro el perfil que buscaba: actores cómicos de unos cuarenta años y muchos papeles como buscavidas. Me interesaba esa personalidad, y todos se prestaron inmediatamente. Les atraía que fuese una experiencia nueva: participar en una película de dibujos animados. Tampoco era un rodaje típico: en vez de tener que doblar ellos las imágenes, atendiendo a lo que se proyectaba en pantalla, entraron en el estudio con el guión y unas pocas indicaciones. Los dibujos vendrían después, sobre su trabajo: para ellos era un reto y una aventura.