Rosa López
Rosa López, en Telemadrid. TELEMADRID

Rosa López, Geno, Natalia y Gisela fueron entrevistadas por Toñi Moreno en el plató de Aquellos Maravillosos años, el programa dominical de Telemadrid.

Entre las cosas que desvelaron sobresalió lo que contó la granaína, ganadora de la primera edición de OT, el talent que revolucionó la televisión a principios de los 2000.

Rosa, que ya había hablado del tema hace un par de años en el programa de Bertín Osborne, dio algunos detalles sobre ese episodio de una inyección que le dieron en un concierto en el que perdió la voz.

"Tenía una gira tremenda y mi voz estaba preparada, pero hubo un día que, yo no sé por qué, una chavala [miembro de su equipo] no paraba de preguntarme si estaba bien. Ella tenía miedo a que fallara y se empeñó en que yo estaba mal y que, por cojones, quería traer a un médico".

Y así fue. Durante un concierto en El Escorial, recibió en el camerino la visita de un sanitario. "Yo me acojoné cuando el tío abre el maletín y me doy cuenta que rueda un bote colorcillo azul y blanco. No sé qué coño era eso. No sé qué me pincharon en el culo".

Eso significó un antes y un después en su carrera: "A raíz de eso pasaron muchas cosas", sostuvo a Toñi Moreno. "Tras aquello tuve un quiste, que se provocó por el esfuerzo que hice en tres días".

"En el primer concierto me fue bien, el siguiente también, pero en el tercero durante la sexta canción no es que no pudiera cantar, es que me asfixiaba". Según Rosa López, aquella irregularidad marcó su trayectoria profesional. "A raíz de eso te quitan la voz y desapareces", dijo la andaluza entre lágrimas.

Del tema, Geno, compañera de edición, aseguró: "Hicieron una auténtica barbaridad con esta señora. Cantar en unas tonalidades que no le corresponen. El Europe's living a celebration ya tenía unas tonalidades que no eran para ella".