La Sección Tercera de la Audiencia Provincial le juzgará el próximo lunes, 23 de septiembre, a partir de las 10.00 horas, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia.

Según el escrito del ministerio fiscal, el hombre comenzó los tocamientos desde el primer momento de convivencia con la menor, cuando ésta tenía ocho años.

Continuaron, según sostiene el ministerio público, desde 2004 a 2009, y partir de esa fecha los contactos sexuales incluyeron penetración.

El escrito de calificación explica que el hombre conseguía que la menor accediera a los contactos "diciéndole que tenían una relación muy especial, que no se lo podía decir a nadie porque si no se rompería la familia, a sabiendas de que para la chica tener una familia era muy importante habiendo carecido de una antes de ser adoptada".

Como consecuencia de estos hechos, que el fiscal califica como delito continuado de abusos sexuales con acceso carnal y agravado por la vulnerabilidad de la víctima y con abuso de superioridad, la chica sufre estrés postraumático con síntomas ansioso depresivos y disfunciones sexuales, y se encuentra en tratamiento psicológico.

La petición de pena asciende a doce años y medio de prisión, libertad vigilada y prohibición de acercamiento y comunicación con la chica durante diez años y una indemnización de 75.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.