Agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía Nacional han señalado al abogado vigués Manuel E.M. como el "máximo responsable" de un grupo que se dedicaba al narcotráfico, y cuyos miembros fueron detenidos tras interceptarse una descarga de 60 kilos de heroína en una nave de Caldas de Reis (Pontevedra), en agosto de 2017.

Estos responsables policiales han prestado declaración este miércoles, en la tercera jornada del juicio que se sigue en la Sección Quinta de la Audiencia de Pontevedra, contra 12 acusados de los delitos de tráfico de drogas e integración en grupo criminal. Para cada uno de los procesados, la Fiscalía pide 11 años de cárcel y 11 millones de euros de multa.

Los testigos de la Udyco han señalado que, entre los investigados, había dos personas que ostentaban el "coliderazgo" del grupo: el abogado vigués Manuel E.M., y el vecino de Vilanova de Arousa Juan Jesús V.P., ambos con antecedentes por narcotráfico.

"Pero Juan Jesús no hacía nada sin consultar a Manuel E.M.", han indicado los agentes, que ha insistido en que este letrado "siempre estuvo en la organización, por encima de los demás, y todo se le consultaba (...) era el líder".

Por otra parte, la Policía atribuía al resto de acusados diferentes papeles y, entre ellos, incluyen a la pareja sentimental de Juan Jesús V.P., a pesar de que él y otros procesados la exculparon cuando declararon.

Para el entonces jefe del operativo policial, Gardenia C.V. "asesoraba" a su pareja, y éste "le hacía caso". Además, la mujer realizaba, entre otras, labores de "contravigilancia" cuando Juan Jesús V.P. se reunía con el cabecilla del grupo en su despacho de Vigo, o cuando llamaba por teléfono a los contactos colombianos.

OPERACIÓN FRUSTRADA

Asimismo, los investigadores han confirmado al tribunal que llevaban meses siguiendo a los sospechosos, en concreto, desde que recibieron informaciones que indicaban que tanto Juan Jesús como Manuel E.M. "estaban preparando una operación de droga transportada desde Sudamérica a través de barcos pesqueros".

En ese caso, los policías que han prestado declaración, y en base a las intervenciones telefónicas y vigilancias, han determinado que tanto el vilanovés como el abogado establecieron contacto con dos ciudadanos colombianos, con el fin de preparar un transporte de estupefacientes, posiblemente cocaína.

De las conversaciones mantenidas entre los acusados, los agentes dedujeron que dicha operación se enfrentó a numerosas dificultades, básicamente porque "los colombianos les estaban engañando".

Así, han relatado las "discrepancias" entre la organización gallega y la sudamericana, y las quejas de los gallegos de que "habían adelantado unos 160.000 euros" sin conseguir resultados. De hecho, algunos de los implicados mostraron su intención de desplazarse a Colombia y "ajustar cuentas" con sus socios, después de que uno de ellos hubiera estado en Galicia para, en palabras de un policía, "coger la pasta y largarse".

Uno de los testigos ha confirmado que, efectivamente, esa operación se frustró porque, entretanto, se descubrió el cargamento de heroína y los implicados fueron detenidos, pero ha precisado que la organización "llevó a cabo todos los pasos necesarios" para realizar ese transporte de droga desde Sudamérica. "Los colombianos no cumplieron su parte, aunque en algún momento llegaron a decir que se presentaron en el punto acordado en altamar y los gallegos no aparecieron", ha puntualizado uno de los miembros de la Udyco.

HEROÍNA EN EL CAMIÓN

Con respecto a la heroína descubierta en el camión que estaba en una nave de Caldas de Reis, los dos testigos policiales han coincidido en señalar que la droga estaba oculta en un escondite "muy bien hecho" en el propio remolque del camión. "De lo mejor que yo he visto", ha señalado un agente.

Este policía ha descrito que, cuando la Policía entró en la nave, había cuatro personas (dos gallegos y dos ciudadanos búlgaros) trasvasando los paquetes de heroína a una furgoneta.

"Pudimos ver el mecanismo porque estaba abierto, si no, nos hubiese costado encontrarlo. Era un hueco con un mecanismo hidráulico, de manera que se activaba al sacar unos tornillos, y levantaba unas bandejas donde estaba la droga", ha relatado el jefe del operativo

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.