El departamento estima que ha afectado a 440 hectáreas, y se posiciona así como el de mayores dimensiones de los seis grandes focos que se registraron en Galicia este fin de semana. De hecho, las llamas llegaron a amenazar unas viviendas de la zona de O Seixo durante la madrugada del sábado, lo que obligó a decretar la alerta de nivel dos como medida preventiva.

Como consecuencia de su avance fue necesaria la participación de la Unidad Militar de Emergencias (UME) que envió 85 militares y 25 vehículos.

Por su parte, la Xunta ha movilizado a un técnico, 10 agentes, 31 brigadas, 18 motobombas, cuatro palas, cuatro helicópteros y dos aviones para colaborar en las labores de extinción.

Al mismo tiempo, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha realizado un despliegue de medios aéreos de dos aviones anfibios de alta capacidad con base en Valencia y Zamora.

CONTROLADOS

Hasta este domingo se han controlado los incendios de Quiroga-Enciñeira (Lugo) y el Chandrexa de Queixa (Lugo). El primero ha pasado a esta situación a las 20,41 horas del sábado.

Según las últimas estimaciones la superficie total afectada es de 50 hectáreas, de las que 10 son arboladas y 40 de monte raso. En su extinción han participado ocho agente, 17 brigadas, seis motobombas, una pala, cinco aviones y cinco helicópteros.

El segundo fuego permanece controlado en Chandrexa de Queixa desde las 20,01 horas del sábado, después de afectar a 18 hectáreas de las que dos son arboladas y 16 zonas rasas.

En su control ha participado una BRIF de Laza (Ourense) con sus dos helicópteros de transporte y descarga. Al mismo tiempo, la Xunta movilizó a seis agentes, 16 brigadas, seis motobombas y tres helicópteros.

EXTINGUIDO EL DE PALAS DE REI

Hasta ahora, el único de los seis grandes fuegos que ha sido extinguido es de la Palas de Rei (Lugo), que afectaba a la parroquia de Cabana y arrasó 30,8 hectáreas de superficie, de las que 14 constituían monte raso y 16,8 arbolado.

Para proceder a la extinción de este foco, que finalizó a las 20,02 horas del sábado y se había declarado el viernes, se ha precisado la colaboración de cinco agentes, 11 brigadas, 10 motobombas y dos palas.

OTROS FOCOS ESTABILIZADOS

En cuanto a otros incendios que afectan diversas partes del territorio gallego, los últimos datos indican que el de Riós (Ourense) y

Quiroga-Hospital (Lugo) se encuentran estables desde el pasado sábado.

En concreto, el fuego de Riós se ha estabilizado el pasado sábado a las 18,40 horas y cuenta con una superficie afectada de 60 hectáreas sobre las que trabajan ocho agentes, 22 brigadas, 10 motobombas, una pala, un avión y un helicóptero.

A este lugar también se han desplazado dos aviones de Valencia y Zamora y otro aéreo anfibio de Salamanca.

Respecto al foco de Quiroga-Hospital, la Consellería ha explicado que permanece estable desde las 15,36 horas del sábado después de afectar a 152 hectáreas. En su estabilización han participado un técnico, ocho agentes, 33 brigadas, 15 motobombas, tres palas, ocho aviones y seis helicópteros.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.