Salvavidas, piscina, verano
Un salvavidas en una piscina. EUROPA PRESS

Un total de 74 personas murieron en agosto por ahogamientos no intencionales en espacios acuáticos, lo que supone el peor registro de los últimos cinco años y eleva a 307 el número de muertos por esta causa en lo que va de 2019.

Este dato iguala la cifra que el Informe Nacional de Ahogamientos (INA), elaborado por la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, registró el pasado año el 6 de octubre y supone un 22,31% más que los 251 óbitos ocurridos hasta el 31 de agosto de 2018. Es decir, en lo que va de año ya se han registrado 56 muertes más que el pasado.

Asimismo, el de 2019 queda como el peor mes de agosto desde que existe serie histórica, cuando en 2015 la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo comenzó a realizar esta estadística ante la ausencia de datos diarios.

Más que en 2017

Este agosto ha superado los 71 fallecidos que se dieron en 2017, que hasta ahora era el peor registro y también el año con más muertes (481) por ahogamientos no intencionales en los espacios acuáticos españoles. En 2015 hubo 70 muertos en agosto, por encima de los 65 de 2018 y los 60 de 2016.

El crecimiento de este año se ha producido especialmente en la segunda quincena del mes, ya que en los primeros quince días se había contabilizado una muerte menos que en 2018, lo que suponía el segundo mejor dato del quinquenio en conjunto, aunque ya a mitad de mes era el tercero peor de la serie.

En agosto, más de seis de cada diez ahogamientos mortales, 49 de los 74, se han producidos en cuatro territorios: 17 en Comunidad Valenciana, 13 en Cataluña, 10 en Galicia y 9 en Andalucía. Otros 7 se han registrado en Cantabria, 6 en Canarias, 5 en Islas Baleares, 2 en Comunidad de Madrid y Región de Murcia y 1 en Asturias, Castilla-La Mancha y Castilla y León.

Perfil de las víctimas

En el conjunto del año, las comunidades autónomas con más personas ahogadas en agosto coinciden con mayor número de víctimas. Comunidad Valenciana tiene 46, el 15 por ciento del total, Cataluña (40, 13%) y Andalucía y Galicia (36, 11,7%, en cada caso).

Le siguen Canarias (29, 9,4%), Castilla y León (22, 7,2%), Cantabria (17, 5,5%), Región de Murcia (14, 4,6%), Islas Baleares y Asturias (12, 3,9%, en cada territorio), Aragón y País Vasco (11, 3,6%, en cada comunidad), Castilla-La Mancha, Extremadura y La Rioja (5, 1,6%, en cada región), Comunidad de Madrid (4, 13%) y Navarra (2, 0,7%), mientras que en Ceuta y Melilla no se han registrado óbitos por esta causa.

En cuanto al perfil, el 36,8% de las personas ahogadas en lo que va de año tenían 65 o más años, porcentaje que se eleva al 68,7% si se suman los tramos de edad de 45 o más años. Es decir, casi siete de cada diez. En agosto, este tramo de edad supuso 49 de los 74 óbitos. Los menores de 18 años son, hasta el 31 de agosto, el 8,8%, 27 casos, diez de ellos entre los 11 y los 17 años. Siete fueron los casos que se dieron este mes, prácticamente uno de cada diez, el 9,5 por ciento.

En el global de 2019, el resto del perfil de la persona ahogada se trata de un varón (78%), de nacionalidad española (76%), que pierde la vida a lo largo de un amplio tramo horario, que comprende entre las 9.00 y las 22.00 horas, aunque en agosto se concentró en dos: entre las 12.00 y las 13.00, el 20,3 por ciento -15 ahogamientos mortales-, y las 19.00 y las 20.00, el 10,8 -ocho fallecimientos-.