Un total de 19 personas fueron detenidas este domingo por el dispositivo de seguridad para la cumbre del G7 de Biarritz, indicó la Prefectura de los Pirineos Atlánticos, el departamento en el que se encuentra esa ciudad vascofrancesa.

De todos esos arrestados, 17 quedaron bajo custodia en comisaría, precisó la Prefectura. Se les reprochan, en particular, actos de ultraje, estar en posesión de objetos que pueden utilizarse como armas y violencia contra agentes de la autoridad.

Este domingo por la mañana varios cientos de activistas ecologistas y anticapitalistas se manifestaron en el centro de Bayona con retratos del presidente francés, Emmanuel Macron, sustraídos en ayuntamientos y presentados boca abajo, para protestar contra sus políticas climáticas y sociales. El acto se desarrolló sin violencia y sin la intervención de las fuerzas del orden.

Las dos plataformas organizadoras de la "contracumbre" habían renunciado poco antes a un acto simbólico que tenían convocado también durante la mañana del domingo por la detención de madrugada y la expulsión a España horas después de uno de sus responsables, el dirigente de Sortu Joseba Álvarez, y también por "el clima de tensión de las fuerzas del orden".

Una de sus portavoces, Aurélie Trouvé, se quejó de que hasta entonces ya habían sido detenidas "al menos un centenar" de personas en el marco de la cumbre del G7 de Biarritz, y que también había que lamentar "varias decenas de heridos".

Las dos plataformas tienen previsto hacer una lectura política del G7 este lunes a mediodía junto a la playa de Biarritz, donde han previsto un evento de carácter simbólico.

En una concentración no declarada de unos pocos cientos de personas que tuvo lugar el sábado por la tarde en el centro de Bayona, y desvinculada de esas plataformas, hubo 68 personas detenidas, 38 de las cuales quedaron bajo custodia en comisaría, en los choques con las fuerzas del orden.

Horas antes también el sábado se había desarrollado sin incidentes una manifestación con entre 9.000 personas -según la policía- y 15.000 -según los organizadores de la "contracumbre"- entre Hendaya e Irún.

El dispositivo francés de seguridad para la cumbre de Biarritz, que termina este lunes por la tarde, está formado por 13.200 policías y gendarmes en Francia.

Tensiones comerciales en el G7

Por su parte, la tensión comercial protagonizó la primera sesión de la cumbre del domingo en el G7, por la amenaza que supone para el crecimiento económico global.

Con la economía mundial en plena ralentización y la amenaza de una recesión en Alemania y el Reino Unido, en parte debido al incremento de la tensión comercial del último año entre EE UU y China, pero también por la amenaza de un Brexit sin acuerdo, esta cumbre de Biarritz tenía como objetivo buscar alguna forma de tregua.

Ahora mismo hay "enormes riesgos económicos en el mundo por las tensiones comerciales", reconoció claramente la canciller alemana, Angela Merkel, en unas declaraciones. Merkel recalcó que Alemania quiere en primer lugar "que haya un acuerdo lo antes posible sobre la Organización Mundial del Comercio (OMC), que debe reformarse y potenciar su papel como árbitro" de estos conflictos.