Hospital Virgen del Rocío
Imagen de la fachada del hospital Virgen del Rocío de Sevilla. EFE

La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía ha confirmado tres nuevos casos de infección por listeria, localizados en Sevilla y Cádiz, con lo que el número de personas afectadas desde que se decretó la alerta sanitaria se sitúa en 192 enfermos, frente a los 189 del balance anterior.

La mayoría de estos casos se localizan en la provincia de Sevilla, 157 (81,6%), seguida de Huelva (17 casos), Cádiz (10), Málaga (4) y Granada (4). En las provincias de Almería, Córdoba y Jaén no hay casos confirmados.

El número de pacientes ingresados en los hospitales públicos hasta el sábado, con sospecha de infección por listeriosis era de 77 (frente a los 82 del día anterior), 11 de ellos confirmados.

De ellos, 28 eran mujeres embarazadas (32 el día anterior) y tres pacientes permanecían ingresados en UCI. En estas últimas 24 horas no se han producido muertes ni abortos ni infecciones en recién nacidos, y doce pacientes han sido dados de alta, según Salud.

El origen de la infección

El Colegio Oficial de Veterinarios de Sevilla cree que el brote de listeriosis se debió a un fallo interno de la empresa, "muy probablemente, por la falta de higiene en el proceso de elaboración del producto".

En un comunicado, el colegio ha entendido que el brote "obedece sin duda alguna a un hecho puntual y perfectamente localizado", lo que denota "la más que probable existencia de fallos en los sistemas de autocontrol interno de la industria productora y, en especial, la más que posible ausencia de controles" de listeria de acuerdo al reglamento CE 2073/2005 de la Unión Europea.

Este colegio profesional ha sostenido que el sistema de seguridad alimentaria que rige en la comunidad autónoma de Andalucía y en todo el Estado "se configura como uno de los más seguros en todo el mundo y, de hecho, nuestro modelo —precisa— ha sido adoptado por otros países de nuestro entorno".

Dicho sistema está basado en un mecanismo de doble control: por una parte, el denominado autocontrol que deben ejercer las propias empresas productoras y, por otra, el control ejercido desde la administración pública competente.

"Cuenta para su puesta en práctica con un amplio elenco de profesionales sanitarios, veterinarios en su mayor parte, altamente cualificados que, día a día, tanto desde el sector público como desde el privado, velan por mantener el alto nivel de seguridad alimentaria de que goza nuestro sistema en la actualidad, si bien es cierto que el riesgo cero en seguridad alimentaria no existe", aseguran los veterinarios.

El colegio ha mostrado "su total respaldo y consideración hacía todos estos profesionales y a su denodada labor, poco conocida y reconocida por los consumidores y la sociedad en general".

Además, muestra su apoyo a la Consejería andaluza de Salud en la gestión de la crisis, así como la confianza en la competencia que para ello vienen demostrando los profesionales que la integran, considerando que en momentos como este resulta "fundamental aunar esfuerzos en aras de un objetivo prioritario como es la defensa de la salud pública".

Por último, cita que a día de hoy "no existen evidencias de que la carne de cerdo utilizada sea la responsable de la infección, sino más bien el proceso de manipulación que se produce tras el horneado de la carne”, por lo que "no hay razón alguna para difundir una alerta alimentaria en la que se recomiende dejar de consumir productos procedentes del cerdo cuya salubridad sigue estando totalmente garantizada".

La empresa asegura que cumple los protocolos

La empresa Comercial Martinez León, señalada por vender carne de la empresa La Mechá contaminada de listeriosis y sin etiquetar, ha asegurado que cumple "estrictamente los protocolos de conservación y distribución que marca la normativa vigente".

En un comunicado, la empresa ha señalado que se encuentra "de vacaciones del 9 al 26 de agosto, extremo del que están perfectamente informados nuestros clientes", aunque "estamos colaborando con consumo, habiéndoles entregado el listado de clientes a los que hemos distribuidos los productos de Magrudis y muestra del producto para su análisis".

Ha aclarado que "es una distribuidora, no fabrica por tanto ningún producto, y distribuyó carne mechada y chicharrón de Cádiz fabricados, envasados y etiquetados por la empresa Magrudis, sin mediar en su manipulación y cumpliendo estrictamente los protocolos de conservación y distribución que marca la normativa vigente".

Indica también que desde el pasado 16 de agosto, que recibió por WhatsApp una copia del comunicado de prensa de Consejería Salud y Familias de la Junta de Andalucía refiriéndose a la alerta sanitaria sobre el producto 'La Mechá', "nos pusimos en contacto con todos los clientes, los cuales quedaron informados de la situación" y que se les comunicó que debían retirar el producto según las indicaciones recibidas por parte de Sanidad.

Además, señala que "comunicó a estos clientes la recogida y abono de los productos fabricados por Magrudis", y quiere dejar constancia de la "rigurosidad con la que desde nuestra empresa se siguen todos los protocolos y normativas" que establece Sanidad en la conservación y distribución de sus productos, aclarando, que "ninguno" de los productos de Magrudis estuvo en contacto con otros que distribuye.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.