En concreto, las llamas arrasaron 153,27 hectáreas de pino silvestre y roble melojo; 210,72 hectáreas de enebro común y 15,7 de pasto, explica la Junta.

El incendio se originó el pasado 4 de agosto y se dio por extinguido ayer. En él trabajaron centenares de voluntarios de la Junta, el Gobierno y unidades de la UME, además de decenas de medios aéreos.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.