Control de la Guardia Civil de Tráfico de A Coruña.
Control de la Guardia Civil de Tráfico de A Coruña. GUARDIA CIVIL DE TRÁFICO - Archivo

Un total de 78.388 vehículos han sido controlados en la última campaña especial de velocidad de las vías convencionales de la Comunidad gallega, según ha informado la Delegación del Gobierno en Galicia. Un 5,11% de sus conductores, hasta 4.006, fueron denunciados entre el 12 y el 18 de agosto, fechas en las que se desarrolló el dispositivo.

La Dirección General de Tráfico y la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil coordinan la Operación Especial de Tráfico de Verano, con casi 10 millones de desplazamientos por carretera en Galicia, de los que 5,17 son este mes de agosto.

El dispositivo especial ha servido, según la Delegación del Gobierno, para mejorar los datos de siniestralidad en las vías gallegas, que llegaron a acumular a principios de año 15 víctimas mortales más que en 2018, una cantidad que se ha reducido a tres. "El objetivo sigue siendo llegar a cero víctimas", señala el delegado del Gobierno, Javier Losada, en un comunicado.

Desde este organismo, se recuerda que, ya que todas las víctimas mortales de las vías gallegas este verano habían sufrido accidentes en vías convencionales, se programó una campaña especial de velocidad entre el 12 y el 18 de agosto, que terminó con 78.388 vehículos controlados. Entre ellos, un 5,11 % sobrepasaron el límite de velocidad.

VÍCTIMAS MORTALES

En la actualidad, Galicia acumula 61 víctimas mortales en sus carreteras hasta la fecha, tres más que en el mismo periodo de 2018. Sin embargo, la cantidad de accidentes mortales ya está por debajo de la de entonces, con 55, dos menos que el año pasado.

Por provincias, Ourense es la única que desciende en víctimas mortales, con seis menos que en 2018, pues ahora tiene cinco y entonces tuvo 11. A Coruña sube en cuatro, de 26 a 30; Lugo aumenta en dos, de 8 a 10; y Pontevedra crece en tres, de 13 a 16.

"Son datos muy preocupantes y seguiremos trabajando para revertirlos", apunta el delegado del Gobierno, que recuerda que además del dispositivo especial de verano, el Ejecutivo ha rebajado en 10 kilómetros por hora el límite de velocidad de las carreteras convencionales, ahora situado en 90.

"El objetivo de la campaña es facilitar la circulación y velar por la seguridad, por lo que la DGT desplegará todos los medios a su alcance: mayor número de presencia de agentes, radares fijos y móviles, cámaras de vigilancia del uso del cinturón y el móvil, vehículos camuflados y el helicóptero Pegasus", explica.

INTENSIFICAR CONTROLES

Por otra parte, avanza que está previsto intensificar los controles preventivos de alcohol y drogas" tras un mes de julio en el que ya "hubo campañas especiales para motoristas y ciclistas".

Al respecto, incide en los colectivos vulnerables, al representar peatones, ciclistas y motoristas un importante porcentaje de las víctimas, así como en las distracciones motivadas por el uso de dispositivos electrónicos.

En la misma línea, subraya "la necesidad de mantener todas la cautelas cuando se viaja por carretera". "Es fundamental que el vehículo esté en perfecto estado y que los conductores cumplan con toda la normativa, tanto de velocidad como de consumo de sustancias. Además, es clave evitar distracciones como el uso de teléfonos móviles u otros dispositivos", reitera.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.