Un anuncio de alquiler
Una joven observa un anuncio de un piso en alquiler. (ARCHIVO) ARCHIVO

El Ministerio de Vivienda no descarta dotar a personas separadas y divorciadas de ayudas al alquiler similares a la Renta Básica de Emancipación, de 210 euros mensuales, a la que actualmente pueden acceder jóvenes de entre 22 y 30 años y una renta anual inferior a los 22.000 euros.

Según fuentes del Gabinete dirigido por Beatriz Corredor, la ampliación de este tipo de ayudas sería un paso más en pro de facilitar el acceso a la vivienda a todos los ciudadanos, toda vez que, según apuntaron, la Renta Básica de Emancipación está cubriendo las expectativas esperadas y no ha supuesto un incremento de los precios de los alquileres.

La concesión de estas ayudas es urgente y acuciante

Por su parte, diferentes asociaciones, empezando por la de Padres Separados, han acogido de forma positiva la noticia, asegurando que la concesión de estas ayudas es "urgente" y "acuciante", por lo que "debería haberse puesto en marcha hace muchos años".

Por su parte, la Federación de Consumidores en Acción (Facua) calificó de "positiva" la posibilidad de extender las ayudas al alquiler al colectivo de los separados y divorciados y recordó que ésta era una de las demandas de la asociación en los primeros inicios de la Renta Básica de Emancipación. Así, ahora, como entonces, la asociación llamó a vincular estas ayudas al poder adquisitivo de los beneficiarios.

Desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) se consideró que esta ampliación introducirá "algunos beneficios más". Sin embargo, en su opinión, esta iniciativa sigue dejando al margen a las personas que más necesitan una ayuda, las familias hipotecadas, que, aseguró, siguen sufriendo la escalada del euríbor y que "ya ni llegan a mitad de mes".