En concreto, el fuego ha arrasado 32 hectáreas de matorral y tres agrícolas y, aunque ya está extinguido, sobre el terreno trabajan dos agentes medioambientales, un bulldózer y una cuadrilla de tierra.

Todos ellos continúan asegurando el perímetro, ya sin llamas, para evitar que se reproduzca.

Consulta aquí más noticias de León.