Alex, una persona con movilidad reducida, llega a Barcelona en cercanías y se encuentra el primer obstáculo para acceder al metro: las escaleras mecánicas del Metro. Lucía, también con movilidad reducida, sufre lo mismo a diario.

Un calvario, esto es para ellos desplazarse por la ciudad condal. En determinados transbordos se ven obligados a salir a la calle para coger un ascensor y volver a las entrañas del metro para montarse en el siguiente tren.

"Está lloviendo y tengo que salirme fuera para poder coger el ascensor accesible", dice Alex. "Rezamos por que el ascensor o las rampas no estén estropeados", señala Lucía.

También se encuentran con problemas para subir a los vagones del metro y para salir al exterior. En muchas ocasiones dependen de terceras personas que los ayudan: "Hoy he encontrado a tres hombres que me han ayudado, pero puede que otro día no estén", añade Alex.

El 92% de la red de Metro es totalmente accesible, pero en algunas estaciones siguen encontrándose múltiples obstáculos, por lo que exigen la adaptación urgente de las instalaciones. Desde Metro aseguran que en 2024 estarán todas adaptadas.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.