Dos personas, en concreto dos hombres de 40 y 58 años, han sido detenidas como presuntas autoras de siete incendios forestales ocurridos en los municipios de Ribas de Sil y Quiroga, en la provincia de Lugo durante el pasado mes de julio.

Los hechos se remontan al pasado mes de julio cuando se produjeron de forma reiterada varios incendios en estos municipios.

La Guardia Civil inició una investigación en la que se pudo constatar que el objetivo común era la "destrucción" y el "deterioro" de la "masa arbustiva" localizada a ambos lados de la carretera N-120, entre las localidades de Bendillo y San Miguel de Montefurado.

Uno de los detenidos es un varón de 40 años vecino de la parroquia de Peites, en el Ayuntamiento de Ribas de Sil. El individuo era conocedor del protocolo de extinción y seguía siempre un mismo patrón. Tras ser puesto a disposición judicial acusado de haber provocado seis incendios forestales, se ha decretado la libertad con cargos.

Por otro lado, el segundo detenido es un vecino de A Rua (Ourense) de 58 años, presunto autor material de un fuego que afectó a 148 hectáreas en el municipio de San Miguel de Montefurado, Quiroga (Lugo), que ha sido "uno de los más grandes sufridos en el año en la provincia", han indicado los agentes. El hombre ha sido puesto en libertad con cargos.

En lo que va de año, el número de incendios forestales ha aumentado en un 136% con respecto al mismo período del ejercicio anterior. Además, los fuegos provocados por causas naturales se han visto reducidos a la mitad. Además, los investigados por este tipo de acciones se ha visto incrementado en un 90% con más de 180 implicados.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.