Un autobús de la EMT
Un autobús de la EMT. EUROPA PRESS - Archivo

Los vigilantes de seguridad de Metro Madrid y la Empresa Municipal de Transportes (EMT) comenzarán este martes a las 6 horas una huelga indefinida por el impago de la nómina de junio y la paga extra de julio por parte de Ombuds, empresa adjudicataria de la seguridad de estas empresas públicas.

El convocante de los paros, Alternativa Sindical, cifra que en Metro afectará a un total de 550 trabajadores de Ombuds, responsable de la seguridad de las cocheras, la Línea 7 y la 9; mientras que en la EMT serán 200.

En un principio, el paro en la EMT iba a ser desconvocado ya que, según explicó Alternativa Sindical a Europa Press, había llegado a un acuerdo para abonar antes del pasado viernes las tres nóminas adeudadas a los vigilantes de la compañía municipal.

Finalmente, según ha indicado un portavoz del sindicato, esta solución al límite "simplemente no se efectuó" y que la respuesta fue "un silencio administrativo total" por parte de la cúpula de Ombuds. La compañía pagó el pasado fin de semana la nómina de julio a los 8.000 trabajadores, entre los que se encuentran los 200 de la EMT y los 550 de Metro Madrid.

"Ha sido simple y llanamente un parche. El abono de julio lógicamente no aborda el problema, la situación financiera de la compañía sigue siendo muy mala y crea incertidumbre en los trabajadores", ha incidido el sindicato, que ha concluido remarcando la "incertidumbre" que genera en sus trabajadores.

Así, el sindicato presentó una demanda el pasado 29 de julio contra Metro de Madrid por los impagos a los trabajadores y a la Seguridad Social de la empresa contratista Ombuds. También interpuso una demanda ante los Juzgados de Madrid para que asuman la responsabilidad solidaria correspondiente a la deuda que se ha generado con la subcontrata Ombuds. La EMT ha sido citada para que comparezca el próximo día 26 de agosto a las 10.30 horas en sede Judicial.

Por su parte, el delegado de Movilidad y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, Borja Carabante, ha señalado este lunes que "lo único" que puede hacerse desde la EMT respecto a la huelga es "pedir a Ombuds que cumpla el contrato".

A continuación, ha añadido que "de no aplicarse" podrían imponer las penalizaciones correspondientes y, en última instancia, rescindir el contrato con la compañía y licitar uno nuevo con otra adjudicataria.

"Hay que decir que este personal se encuentra en los autobuses que prestan servicio nocturno y no en todas las líneas. Tenemos que ver si se están cumpliendo los contratos y, si no es así, lo rescindiremos", ha concluido Carabante.

Por su parte, fuentes de Metro aseguraron que "nada más conocer el impago de las nóminas" por parte de esta empresa, se remitió un burofax a Ombuds requiriéndole información sobre esta circunstancia para determinar si concurrían causas de resolución del contrato, y exigiéndole la "subsanación" de esos "incumplimientos de sus obligaciones" laborales y de seguridad social que infringían lo establecido en los pliegos del contrato.

Antes de haber recibido respuesta a esa petición de información y de subsanación de incumplimientos, la empresa Ombuds ha sido declarada judicialmente en concurso de acreedores.

Por ello, según relataron estas fuentes, Metro "queda obligado" a seguir los cauces que impone la Ley Concursal y "mantener" la vigencia de los contratos en los términos y condiciones que decidan la administración concursal y la autoridad judicial para "facilitar la continuidad de la empresa".

El suburbano madrileño ya se puso a disposición de la Administración Concursal para solicitarle que "tome las medidas necesarias para garantizar el respeto de los derechos de los trabajadores afectados y que lleven a cuanto antes a poder solucionar esta situación, poniéndose a su disposición para proporcionar cuanta colaboración se halle a su alcance".

Consulta aquí más noticias de Madrid.