Los dispositivos terrestres y aéreos desplegados en Gran Canaria han logrado contener el incendio forestal declarado este sábado en la cumbre de la isla. El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, informó en rueda de prensa de que el incendio se ha perimetrado y no ha progresado gracias al "magnífico" trabajo de entre 500 y 600 personas del operativo terrestre y del operativo aéreo, formado por diez helicópteros y una avioneta.

"El fuego está contenido, pero no extinguido y podría evolucionar", adelantó Torres, por lo que han sido activados "todos los mecanismos para atender cualquiera de las situaciones posibles".

"Mientras haya luz se intensificarán los trabajos tanto aéreos como terrestres" y, con la llegada de la noche, "el operativo estará centralizado solo en los efectivos terrestres", ha subrayado Torres.

Aunque el incendio se encuentra "contenido", el presidente canario ha advertido que se está "a expensas de la meteorología y de que el viento eche una mano" de forma favorable.

El incendio, que ha calcinado más de 1.000 hectáreas y ha obligado a desalojar a un millar de personas de sus casas como medida de prevención, ha afectado a los municipios grancanarios de Artenara, Tejeda y Gáldar.

En la extinción del fuego trabajaron este domingo más de 200 personas y cinco helicópteros, y se incorporaron otros cinco medios aéreos y un hidroavión que el Ministerio de Transición Ecológica envió desde Málaga.

Asimismo, la Unidad Militar de Emergencias (UME) del Ministerio de Defensa desplegó efectivos de la Unidad de Intervención en Emergencias en Canarias (UIEN Canarias) desde sus bases de Gando (Gran Canaria) y Los Rodeos (Tenerife) para colaborar en las tareas de extinción.

El fuego comenzó sobre las 12.00 horas de este sábado en la zona de Juncalillo, en el municipio de Artenara. Aunque en un principio se confió en una rápida estabilización del mismo y de hecho estaba en un 85% de su perímetro estabilizado, durante la noche los diferentes focos se reavivaron. Una docena de pequeños núcleos poblacionales tuvieron que ser desalojados durante la noche como medida preventiva ante la cercanía del fuego.

Así evolucionó el fuego:

Un detenido

La Guardia Civil detuvo a un hombre de 55 años, de nacionalidad española y vecino de Telde, como presunto autor del fuego.

Según la información recabada, todo indica que se encontraba utilizando maquinaria de soldadura en una vivienda ubicada en las inmediaciones de la carretera GC-21, a la altura del Cruce de las Peñas, en un terreno abierto y monte bajo, iniciándose por imprudencia el incendio.

Como cada verano, Canarias está en época de alto riesgo de incendios forestales desde el pasado 1 de julio, una alerta que se extenderá hasta el próximo 30 de septiembre.

Testimonios de los vecinos evacuados

Los evacuados de sus viviendas también expresaon su preocupación por sus casas y propiedades y solo quieren regresar a ellas lo antes posible.

Norberto afirmó a los medios de comunicación que tuvo que salir deprisa de su casa porque el fuego bajaba por la ladera de forma rápida mientras que Jesús si tuvo tiempo de desalojar con tranquilidad su vivienda y llevarse por delante a sus cabras.

No obstante este último alertaba de que no se puede vivir con tanto miedo en referencia a que esta zona ha sufrido incendios importantes en los últimos años.

Además apelaba a que las administraciones públicas contraten a desempleados para limpiar el monte del pastizal seco que sirve de combustible al fuego.  

Aunque las viviendas de estos dos evacuados no se vieron afectadas por las llamas, el presidente canario sí reconoció que otros viviendas sí lo fueron, aunque ha apuntó que la evaluación de los daños se hará una vez que esté sofocado el incendio.

Lo que sí que no se vieron afectadas fueron las zonas de Risco Caído y Montaña Sagrada, recientemente reconocidas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.