VÍDEO: AGENCIA ATLAS

Más de 16.000 personas han tenido que abandonar sus hogares en la región siberiana de Krasnoyarsk tras el incendio y posterior explosión de un arsenal que almacenaba proyectiles de artillería, según ha informado este martes el ministerio para Situaciones de Emergencia ruso.

El incendio se producía este lunes a unos 10 km de la ciudad de Archinsk, de poco más de 10.000 habitantes, en la que se ha declarado el estado de emergencia después de que comenzaran a producirse una serie de detonaciones que aún continuaban este martes.

Según la oficina del ministerio, "han sido evacuadas 9.533 personas de nueve localidades y del campamento Sokol. Además, cerca de 7.000 salieron de la zona de peligro por sus propios medios". "Consideramos que el período organizativo más complejo para la acogida de los evacuados ha concluído", dijo el número dos del Ejecutivo de la región de Kransnoyarsk, , Alexéi Podkorítov, que precisó que la ciudad de Kransnoyarsk, en la que han sido ya acogidas 500 personas, está en condiciones de acoger a unos 10.000 evacuados más.

El siniestro no ha producido víctimas mortales, aunque 12 personas (de las cuales sólo 6 han necesitado atención hospitalaria) han resultado heridas.

La entidad aeronáutica rusa Rosaviatsia cerró el espacio aéreo en un radio de 20 km del arsenal, pero el ministerio de Defensa planea utilizar la aviación para sofocar el incendio.

"Ahora debemos abrir el tráfico aéreo", afirmó el viceministro Dimitri Bulgakov: "diez aviones II-76 y helicópteros participarán en labores de extinción. Antes de que acabe el día tenemos que resolver esto".

La semana pasada, Rusia desplegó en la zona una agrupación aérea para combatir los incendios forestales en Siberia, que ya afectan a una superficie de cerca de tres millones de hectáreas.