Edurne
La cantante Edurne anuncia nuevo disco para el próximo año. ELENA BUENAVISTA

Edurne está de vuelta. Han pasado cuatro años de su último disco, pero asegura que ya tiene las pilas cargadas para regresar a la música. El primer paso lo ha dado junto a Carlos Baute, quien la acompaña en Demasiado tarde, el primer single de su nuevo disco, que verá la luz el próximo año. La madrileña, de 33 años, se dio un respiro en la música, lo que no quita que haya estado todo este tiempo cumpliendo al pie del cañón: repite, por quinto año consecutivo, como jurado de Got Talent y después de verano volverá a dar vida al personaje de Sara, en la serie Servir y proteger.

Después de disfrutar en los Ángeles de las vacaciones con su pareja, el futbolista David de Gea, retoma todas las tareas pendientes en el plano musical y televisivo: "Tengo muchas ganas de mostrar todo lo que estoy haciendo".

Retoma su trayectoria en la música después de cuatro años de silencio discográfico, ¿a qué se debe este parón?
En realidad solo ha sido un descanso en la música, porque no he parado de trabajar en otras cosas. Era algo que necesitaba para coger fuerzas, oxigenarme y reflexionar: quería hacer la música que de verdad me apetecía. Intento cuidar cada paso que doy y es la primera vez que puedo estar del todo involucrada en un proyecto. En estos cuatro años he probado muchos temas, he estado componiendo sin parar, pero no me convencía lo que estaba creando... hasta que llegó Demasiado tarde. Sé que esto es con lo que quiero volver. Me gustaría que hubiera pasado menos tiempo pero, desde que he vuelto a la música, no pienso parar.

¿Le ha dado tiempo a echar de menos la música?
Sí, muchísimo. Estar encima de un escenario es una adrenalina que solo conocemos quienes nos subimos a él.

¿Le impone retomar este camino?
Más que nervios, siento ilusión. Tengo muchas ganas de mostrar lo que estoy haciendo.

Después de hacer pop rock, se sumergió en el pop electrónico. Ahora opta por los ritmos latinos... aunque recalca que no hace reguetón.
[Risas] Efectivamente. Soy una artista pop, siempre he compaginado este género con otros estilos, el primer disco fue pop rock, el segundo pop electrónico y ahora es pop latino. O sea, no es que me meta de lleno en lo latino, pero me gusta mezclar las canciones pop con estos ritmos. Creo que es una mezcla interesante y en la que me siento muy cómoda. Eso sí, yo no soy latina. Hay que ir evolucionando porque, de lo contrario, qué aburrido ¿no?

¿Se diferencia de los anteriores álbumes en algo más que el sonido?
En que es el primer disco en el que voy a estar totalmente involucrada. Ahora tengo libertad plena para hacer lo que quiera y a mi manera. Estoy pendiente de cada detalle, nunca había estado tan involucrada.

Se sienta a componer por primera vez, ¿cómo ha vivido esta experiencia?
Ha sido muy gratificante. En los otros discos hice adaptaciones de algunas letras y esta vez tenía muchas ganas de sentarme a componer yo misma. Además, trabajo con un equipo maravilloso que me da tranquilidad y confianza. Es genial poder expresarme como nunca antes lo había hecho.

¿Qué tal fue trabajar con Carlos Baute?
Ha sido maravilloso, le estoy agradecida por todo. Tener a alguien al lado que se involucre tanto y que cuide este tema como si fuera suyo, para mí significa muchísimo. Demasiado tarde es una canción que siempre va a ser especial, porque simboliza mi vuelta a la música. Me gusta rodearme de gente buena y él es un gran artista que tiene un corazón enorme.

Es jurado del programa Got Talent por quinto año consecutivo. Pasa de que la juzguen en Operación Triunfo a formar parte de un jurado, ¿esto le influye a la hora de dar un veredicto?
Al principio fue raro. Siempre era de las que pensaba que era mas fácil juzgar que ser juzgado, pero ahora no sé qué decirte. Siento mucha empatía por los concursantes porque sé por dónde se pasa: nervios, ilusión y ganas de que todo salga bien. Por otro lado, es complicado juzgar negativamnte. Siempre que doy un "no" intento hacerlo de la forma més cariñosa posible y mediante críticas constructivas.

Y, hablando de su paso por Operación Triunfo, ¿le gustaría sentarse como jurado en este concurso?
[Lo medita] Pues, ahora mismo, ni idea. Ser jurado de un programa por el que ya has pasado... todo sería verlo. Creo que hay artistas en la profesión que podrían juzgar mejor, aunque yo lo haría con todo mi cariño si me llegase la oportunidad.

¿Ha seguido las últimas ediciones?
Muy poco. Sé quiénes son algunos concursantes que han estado, pero no he tenido tiempo para ver el programa. Entre la serie, la música... no he parado.

¿Qué opina de las nuevas generaciones de músicos de este país?
¡Bienvenidos sean! Me parece fantástico que salgan tantos artistas. Me alegra que existan programas culturales o musicales que den a los artistas jóvenes la oportunidad que yo tuve en su dia. Estoy feliz por ello.

Y eso que le han preguntado varias ocasiones por la competencia...
Es cierto. Me han preguntado más de una vez si me da miedo la competencia, pero no es así: todos los que hacemos música somos compañeros. Y qué bonito es hacerla y compartir diferentes estilos. Cuando yo tenia 19 años, en Operación Triunfo, también quería que me dieran la oportunidad.

Da vida a Sara en la serie Servir y Proteger, aunque ahora se marcha a Barcelona durante una temporada...
Aunque haga un parón, volveré a la serie cuando pase el verano y pueda estar un poco más centrada. Ha sido una experiencia muy gratificante. Siempre había hecho algún cameo, pero nunca había tenido la oportunidad de contar con un papel fijo en una serie. Es duro, porque además es una serie diaria, pero he descubierto que me encanta. Ya estoy deseando que vuelva Sara.

¿Qué le llena más: la música o la interpretación?
Ojalá no me dieran a elegir nunca entre ambas cosas. Mi amor por la música ya lo tenía claro desde hace tiempo, pero he descubierto que la televisión es un lugar en el que me siento muy cómoda. Aun así, me quedo con la música. Poder compaginar ambas cosas me hace muy feliz.

En una entrevista, dijo que "en esta industria musical es cada vez más complicado que alguien se pare a escucharte y te vea".
Antes era más fácil que alguien se sentara a escucharte. A lo mejor porque no se escuchaba tanta música desde fuera. Hay muchos artistas y demasiadas canciones. Es mi punto de vista, si ya era complicado cuando yo empecé... no sé, la industria ha cambiado, antes se vendían discos y ahora ya no.

Toca adaptarse...
Sí, por supuesto. Lo que busca la gente es comodidad, yo la primera. Tenemos que adaptarnos a la era digital, porque hace las cosas más fáciles.

Subió un vídeo a Instagram cantando una canción de Whitney Houston, con la que se presentó a sus primeros castings, cuando era una niña, ¿es este un homenaje a la infancia?
Cuando yo empecé en la música tenía 9 años. A esa edad formé parte de un grupo infantil. En el casting para entrar me presenté con una canción de Whitney Houston. Siempre me ha gustado, de pequeña su voz ya me parecía una locura.

¿Y qué está escuchando ahora?
Soy de poner la radio y escuchar de todo. Me gusta escuchar diferentes estilos, aunque no sean los que yo suelo cantar. Lo que más suelo escuchar es la música de Beyoncé y Pink, dos mujeres potentes que pisan fuerte el escenario.

¿Cómo se lleva con las críticas?
Las críticas las llevo bien, la verdad. Las primeras veces te impactan, pero cuando reflexionas y les das la importancia justa, es mejor. Parece que en las redes sociales esté todo el mundo y, en realidad, solo un porcentaje de la sociedad navega en ellas. Es más fácil que te digan cosas malas que buenas. A las críticas constructivas sí les hago caso, porque me ayudan a mejorar. Las que van a muerte, directamente, ni las leo.

¿Para qué no es nunca demasiado tarde?
Para hacer lo que uno quiere. Cuando pasa el tiempo nos echamos atrás en algunas cosas. Pero si te hace ilusión algo, que nada sea un impedimento: ni el tiempo, ni la edad... que nada te pare. Nunca es demasiado tarde para hacer lo que uno quiere.