De Mark Zuckerberg a Taryn Manning o El Rubius, las 'celebrities' son un gran objetivo para los 'hackers'

Rubén Doblas 'El Rubius'.
Rubén Doblas 'El Rubius'.
GTRES

La última famosa en denunciar un hackeo ha sido la actriz de Orange is the new black Taryn Manning, que ha borrado un extraño (y tan emocional) mensaje que no parecía fruto de un hackeo hasta que ella misma ha cogio de nuevo las riendas de su Instagram para borrarlo.

La intérprete, de 40 años, ha cambiado ya el Sobre mí de la red social, en el que un día antes aseguraba que la célebre serie en la que trabaja le había "hecho más daño que cualquier otra cosa" en su vida.

Además, acusaba a sus compañeras de reparto de no preocuparse por ella. Es por ello que ha tenido que salir a decir que su usuario fue "épicamente hackeado", que ya estaba de vuelta y, por supuesto (aunque no tendría por qué), que lo sentía.

Pero no ha sido la única celebrity que ha sufrido un robo de sus cuentas (aunque, quizá inútilmente, esperemos que sea la última): hace apenas un par de días, la cuenta de Twitter de la actriz Jessica Alba era tomada por otro usuario.

Este se dedicó a tuitear consignas nazis, homofóbicas y racistas en los que se podía leer que la Alemania de Hitler "no hizo nada malo" o un ofrecimiento de 50.000 dólares para matar a homosexuales con una discapacidad.

Muchos móviles de mujeres famosas fueron hackeados para obtener fotos íntimas (y cuya última víctima de extorsión, Bella Thorne, le dio un repaso al hacker de turno publicando ella misma sus fotografías), en la hemeroteca de víctimas el mundo de la música no es ajeno.

La música y los CEOs

El grupo Radiohead, de hecho, hizo exactamente lo mismo que Thorne y, para evitar un chantaje de 132.000 euros, respondió con contundencia: publicando 18 horas de material inédito y cuyas ganancias fueron a parar a una ONG.

No han sido las únicas víctimas del mundo del rock, pues Ketih Richards, de los Rolling Stones, que publicó varios comentarios que incitaban al odio; o Tenacious D, cuando notificó falsamente la muerte de Jack Black, fueron hackeados. Pero la palma se la llevan los jefes de todo esto.

Sin ir más lejos, el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, vio cómo sus cuentas en Twitter, Pinterest y LinkedIn eran usurpadas (y hasta sacaban a la luz la contraseña que usó en esta última red social, que causó la broma popular, pues era 'dadada').

Eso sí, Zuckerberg es solo uno más dentro de las grandes compañías que son hackeados, pues también Sundar Pichai, CEO de Google, o Jack Dorsey, gerifalte de Twitter, vieron cómo sus perfiles en la red social del pajarito eran usurpados y emitían luego un mensaje de disculpas. Por cierto, que tanto las de Zuckerberg como las Pichai y Dorsey fueron obra del grupo OurMine.

Lo que le ocurrió a Graham Cluley, uno de los bloggers más expertos en seguridad informática del mundo, fue cuanto menos curioso, pues su cuenta empezó a tuitear mensajes de ultraderecha y con boutades nazis hasta que él mismo recuperó el control.

Algo parecido le ocurrió a la humorista del Saturday Night Live Leslie Jones, aunque en este caso tuvo que cerrar su cuenta. La actriz de Las Cazafantasmas vio cómo sus mensajes e interacciones se llenaban de comentarios machistas y racistas, así como de vídeos y fotografías de Harambe, un mono que fue asesinado en el zoológico de Cincinnati.

Desde España

Nuestro país tampoco ha sido ajeno al mundo de los hackeos. Por ejemplo, en el verano de 2016, el famoso youtuber El Rubius sufrió uno que podría haber ido a más si no llega a ser por SpainSquad, un grupo de jóvenes hackers de entre 18 y 25 años, que en apenas unos minutos se lo solucionó.

Pero no siempre ha podido ser así, como ocurrió en Operación Triunfo 2017, pues tanto Thalía Garrido, pocos días antes del estreno de su single (junto con el videoclip) Quien quiero ser, y teniendo varios días su cuenta en manos de un hombre turco que emitía vídeos en directo, como Vicky Gómez, la coreógrafa, que vio como su cuenta de Instagram era suplantada y publicaba fotografías muy desagradables, lo vivieron en sus carnes.

También varios rostros de la televisión han visto cómo sus cuentas de Twitter o Instagram eran hackeadas: Paula Prendes, Daniela Blume, Hiba Abouk, Sonsoles Ónega o Dani Mateo han sido víctimas en algún momento dado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento