El teniente de alcalde de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle, en una foto de archivo
Albert Batlle, en una foto de archivo. EUROPA PRESS - Archivo

Un día después de apostar por el "retorno asistido" de los menores extranjeros no acompañados (menas) a su país de origen, algo que le valió las críticas de asociaciones y partidos de la oposición, el teniente de alcaldía de Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, ha afirmado este martes que "hay que velar por el derecho a la tutela y la educación", como así lo estipula la carta de los derechos de los niños de Naciones Unidas. "Si hay que matizar, matizo", ha apuntado, y ha asegurado que se siente "apoyado" por la alcaldesa, Ada Colau, en relación a la gestión de de lo que atañe a estos inmigrantes de corta edad.

Batlle ha hecho estas declaraciones después de que este lunes desde el gobierno municipal precisaran que solo defendió el retorno asistido en caso de que fuera voluntario, y durante el pleno extraordinario sobre seguridad que se ha celebrado en el Ayuntamiento a petición de ERC, JxCat, Cs y PP.

En el transcurso de la sesión, también se ha referido a estos menores la portavoz de JxCat, Elsa Artadi, y en relación a las palabras del martes del teniente de alcaldía de Seguridad, ha afirmado que "cuando retornas a un mena tiene que volver a jugarse la vida". "Diversos estudios dicen que hay que evitar el viaje", ha añadido.

Además, el concejal de ERC Jordi Coronas ha afirmado que decir "retorno asistido", como lo hizo Batlle, es "una manera edulcorada de decir expulsión".

Y por su parte, el presidente del grupo municipal del PP, Josep Bou, ha apuntado que "los menas deben ser devueltos a su familia, no expulsados". "Si no, nos los quedamos", ha continuado.

Durante el pleno, por otro lado, se han aprobado las medidas relativas a seguridad que motivaron que ERC, JxCat, Cs y PP solicitaran esta sesión extraordinaria, entre las que figura convocar nuevas plazas de la Guàrdia Urbana, elaborar planes de choque contra la delincuencia, aumentar el número de agentes en verano, hacer frente a la venta ambulante irregular o instar a las autoridades judiciales y administraciones a hacer reformas.

Todos los grupos municipales han votado a favor, excepto el de los republicanos, que se ha abstenido porque a última hora no se ha contemplado otra medida en un principio prevista: crear una comisión de estudio no permanente con el objeto de debatir y definir un nuevo modelo de seguridad en Barcelona.

"No quieren hablar de modelo", ha lamentado Coronas, que ha dicho que "solo con poner más policía", como se acordó en la Junta Local de Seguridad del viernes, no se resolverán los problemas de delincuencia en la ciudad consecuencia de la "dejadez" durante el anterior mandato municipal y ha advertido a Batlle de que únicamente los partidos de la derecha le han tendido la mano en sus políticas.

El teniente de alcaldía, por su parte, ha remarcado que "nos tenemos que sentir orgullosos de Barcelona pese a los repuntes puntuales" de hechos delictivos y ha asegurado que "la situación es claramente reversible".

Artadi, por otro lado, ha señalado que el de Colau es "el peor gobierno en materia de seguridad que ha tenido Barcelona" y ha calificado la situación en la ciudad de "muy grave y descontrolada".

Además, la concejal de Ciutadans Luz Guilarte ha afirmado que los datos de delincuencia en la capital catalana son "escalofriantes". También ha criticado que la "especialidad" de la alcaldesa es "echarle la culpa a los demás". "Déjese de cinismo, señora Colau, el problema es su incompetencia y su deliberada inacción", ha añadido, y Paco Sierra, concejal del mismo grupo, ha reclamado un mayor "despliegue" de la Guardia Urbana en verano, cuando más visitantes tiene Barcelona.

Bou (PP) ha dado un "voto de confianza a Batlle" y ha subrayado que la ciudad "necesita un poderoso plan de prevención y seguridad ciudadana". "Es hora de decir fuerte y claro que los que pretenden delinquir no son bienvenidos", ha dicho.

Por su parte, el líder de BCN Canvi, Manuel Valls, también ha expresado su "apoyo" a Batlle, ha pedido "tolerancia cero frente a la violencia y la delincuencia" y ha criticado que "la imagen de Barcelona" en materia de seguridad es "una vergüenza con mayúsculas".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.