En declaraciones a los medios de comunicación tras mantener una reunión con el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y el concejal de Planeamiento Urbanístico y Vivienda, Manuel Saravia, el representante del sector de la construcción ha reclamado que tanto el gobierno regional como el estatal se cierren "lo antes posible".

Al ser preguntado por el hecho de que el nuevo presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, todavía no haya presentado a los consejeros de su Gobierno, Pascual ha respondido que "solamente" le parece "impresentable".

El presidente de la Cámara de Contratistas ha recalcado que las empresas, las asociaciones y los ciudadanos necesitan "estar gobernados" y por ello "se tienen que tomar decisiones" y además ha recalcado que en el sector de las infraestructuras, esta falta de gobiernos puede "perjudicar enormemente".

Pascual ha recordado que en la pasada legislatura, sobre todo en el tramo final, la Junta ya estuvo "muy poco activa" ya que se entraba en un periodo "de elecciones autonómicas y locales" y muchas administraciones, a su juicio, "hicieron dejación de funciones". Por ello, ha recalcado que "si se van a tirar otros cuatro meses para constituir el gobierno" le parece "de todo punto inaceptable".

No obstante, Pascual ha apuntado que en lo que va de año, pese a ser "casi 100 por ciento electoral" y a la preocupación que existía en el sector por ello, la previsión es que este año mejore las cifras de contratación del año 2018 gracias a "la inercia" y a que en este caso considera que ha sido favorable que existan "tres niveles de administración".

Según Pascual, las administraciones locales "se mueven muy deprisa, son las más cercanas al ciudadano, tienen que dar la cara y han paliado bastante la bajada de licitación", a lo que ha sumado que en definitiva después de llevar unos años "a niveles mínimos" ha llegado un momento en el que "ya no se puede de hacer las cosas".

También ha destacado el representante de los contratistas que el Gobierno de la nación, al ser "de signo socialista" tiene "una mayor sensibilidad hacia las infraestructuras publicas como motor de desarrollo económico".

Con todo ello, pese a los gobiernos provisionales la "inercia" lleva a que se sigan haciendo obras y que este año sea "mejor aún" que 2018, que a su vez ya mejoró los datos de 2017, si bien todavía no se ha vuelto a los "máximos históricos" de 2007.

En definitiva, y aunque actualmente se ha visto que existen "mecanismos" para paliar la falta de gobiernos definitivos, ha alertado de que un segundo año con presupuestos prorrogados tanto en España como en Castilla y León sería "dramático".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.