El hombre, que se acogió a su derecho a no declarar, seguirá a disposición del juzgado por si fuese necesario una nueva comparecencia en las diligencias que se han abierto por un delito contra la seguridad vial, un delito de lesiones por imprudencia grave y un delito contra el patrimonio histórico por imprudencia grave, sin perjuicio que en el transcurso de la instrucción dichas calificaciones pudiesen modificarse.

El juicio rápido estaba previsto para este martes pero no se ha llegado a celebrar ya que una de las ocupantes del vehículo siniestrado no puede comparecer como testigo ni ser valorada por el médico forense debido a las lesiones que presenta, según han informado desde el Tribunal Superior de Justicia de Asturias.

Además, también se está a la espera de recibir un informe de la Comisión de Patrimonio del Principado de Asturias sobre la catalogación del monumento y su grado de protección.

Consulta aquí más noticias de Asturias.