CARMEN LOMANA
Carmen Lomana, en un evento en julio de 2019. GTRES

Por muchos años que pasen, el amor, cuando es amor, no se olvida. Y si al evocarlo caemos en algo de nostalgia y recordamos el lugar, el momento, la fecha de una fotografía, todo se va ordenando en la mente como un puzle y recordamos hasta ciertas palabras pasionales.

Eso mismo le ha ocurrido a Carmen Lomana, quien, a sus 70 años, ha subido a su cuenta de Instagram una fotografía que ha sorprendido y enamorado a sus miles de seguidores, quienes no paran de alabarla.

Se trata de una antigua fotografía que le hizo su marido, Guillermo Capdevilla, a quien sigue amando -por ello no ha vuelto a casarse- y recordando a pesar de su trágico fallecimiento en un accidente de coche en 1999, a los 51 años.

Con un contexto más que envidiable que ella misma resalta, se ve en la instantánea, que tiene halo mítico del blanco y negro de las cámaras de entones, a una Carmen Lomana lozana y jovial, muy a la moda de aquellos años, con su melena larga y rubia y posando para su queridísimo Guillermo.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de carmen_lomana (@carmen_lomana) el11 Jul, 2019 a las 11:57 PDT

"Portobello Road . London 1977. Me encanta el estilismo...", comienza rememorando la empresaria, quien esta semana se ha metido en una polémica por llamar "chimpancé" a Antonio Ferreras por su baile en el Orgullo LGTB.

A continuación de los puntos suspensivos, como una forma de exhalar porque le ha llegado el recuerdo exacto, Lomana continúa su descripción, aunque en este caso pasando directamente a ciertos ideales de la juventud de aquella época.

"Esta foto me la hizo Guillermo. Estábamos 'ardiendo en llamas de amor'", comenta la colaboradora de diversos programas, junto a un emoticono que simboliza un guiño, cómplice forma de dar a entender un doble significado en esta ocasión.

Por último, y a modo de broma personal, asegura que a pesar de que "comía todo el día", lo cierto y verdad era que estaba, según ella, "delgadísima". Sus fans no han hecho más que alabar tanto su vestimenta como su belleza o su savoir faire frente al objetivo de su esposo.