Foto de un USB
Foto de un USB. ARCHIVO

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a dos años y seis meses de prisión a una mujer por apoderarse de un pendrive que contenía imágenes de compañeras de trabajo desnudas en una celebración de cumpleaños y que después fueron difundidas por un programa de televisión y una revista.

En la sentencia, la sala ha condenado a Amelia J.C. como autora de un delito de descubrimiento de secretos, en concurso medial con otro de amenazas, y le ha absuelto del delito de revelación de secretos del que también se le acusaba. En sus conclusiones definitivas, la acusación particular solicitó doce años de cárcel para Amelia por amenazas continuadas y descubrimiento y revelación de secretos, frente a los dos años que pidió la Fiscalía.

Los hechos se remontan al 28 de enero de 2012 cuando en una de las oficinas de la empresa "El cobrador del frac" se grabó un vídeo en el que aparecen cuatro mujeres desnudas junto al director Luis Navarro durante su fiesta de cumpleaños. La sala ha considerado probado que Amelia se apoderó de un pendrive guardado en la caja fuerte de la oficina de Navarro que contenía las imágenes grabadas en esa fiesta.

Desde que se hizo con él, en una fecha que no se ha determinado, empezó exigir dinero a Navarro a cambio de no difundir el vídeo, medio por el que obtuvo "diversas cantidades de dinero". A pesar de que se desembolsaron las cantidades, estas imágenes fueron difundidas, sin autorización, el 13 de julio de 2015 por el programa "Espejo público" de Antena 3, y en un reportaje de la revista Interviú titulado "Las orgías del Cobrador del Frac".

Sin embargo, el tribunal no ha considerado probado que Amelia haya difundido las imágenes a los medios de comunicación y, además, ha rechazado que indemnice a las personas que aparecen en el vídeo publicado.

Durante el juicio Amelia manifestó que el pendrive que había en la caja fuerte era de "su propiedad", por lo que al ser despedida cogió el dispositivo. También, señaló que, posteriormente, junto con una de las mujeres que aparecen en el vídeo, formuló una denuncia por violación contra Navarro, por lo que entregó el pendrive a la policía, donde posiblemente se produjo la filtración.

La abogada de la defensa, Paloma Selles Rofes, ha manifestado su "respeto" por la resolución judicial, pero ha anunciado que presentará un recurso de casación frente a la misma, para "seguir defendiendo la absoluta inocencia de Amelia". Según ha apuntado, en la sentencia "no se considera probado que Amelia difundiera las fotografías", por lo que "esperan unas públicas disculpas de Navarro por el daño causado a su representada".