El recientemente nombrado ministro de Trabajo e Inmigración , el nuevo ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, se ha mostrado favorable a la entrada de cuantos más inmigrantes mejor, siempre que "vengan con contrato de trabajo". Algo "indispensable", ha declarado en una entrevista en Cadena Ser.

Por otra parte ha renunciado este domingo en un pleno extraordinario y urgente a su cargo de presidente de la Diputación de Barcelona para poder dedicarse en exclusiva a sus nuevas responsabilidades en Madrid.

Corbacho fue nombrado presidente de esta Diputación en la primavera del 2004 en sustitución de José Montilla, que fue nombrado entonces
ministro de Industria, y ahora será relevado probablemente por Bartomeu Muñoz, actual alcalde de Santa Coloma de Gramenet.

El único no universitario

Nacido en 1949 en Valverde de Leganés, Badajoz, llegó a L'Hospitalet con 13 años y alcanzó la alcaldía de la ciudad en 1994, que no ha abandonado desde entonces. Es el único de los ministros del nuevo Gabinete de Zapatero que no ha cursado estudios universitarios.

Tras oficializar su renuncia a la presidencia de este organismo provincial, Corbacho se trasladará a la vecina ciudad de L'Hospitalet de Llobregat para formalizar también allí en otro pleno extraordinario su relevo al frente de la alcaldía.

"Muy contenta"

Por su parte, la nueva ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, se ha despedido hoy de sus compañeros del grupo municipal del Ayuntamiento de Madrid y de los numerosos militantes que han acudido al Comité Regional de los socialistas madrileños, donde la han recibido con aplausos. Únicamente ha declarado: "Estoy muy satisfecha y orgullosa".