María Teresa Campos
La periodista María Teresa Campos, por las calles de Madrid, en 2018. GTRES

Si buscar piso en Madrid parece complicado (que lo es), prueba a intentar vender tu mansión. Esa es la máxima con la que a buen seguro responde María Teresa Campos a cualquiera que le pregunte, porque a decir verdad se está desesperando.

Es totalmente cierto que la subasta de sus muebles, a primeros de marzo de este año, fue un absoluto éxito, lo que hacía presagiar que la posterior venta de la mansión sería pan comido, pero nanay.

A sus 78 años recién cumplidos, la periodista malagueña está deseando poder mudarse definitivamente al chalet de 350 metros cuadrados (con cinco dormitorios, tres baños y400 metros cuadrados extras de jardín) que alquiló hará unos meses en Aravaca, cerca de la capital, y que a día de hoy está pagando (a razón de 4.700 euros al mes) para nada.

Porque su casa, la que está en venta, sita en Molino de la Hoz, en Las Rozas, y bastante más exuberante que el chalet alquilado, no consigue comprador y María Teresa Campos ya se plantea el reducir el precio, aunque ello signifique perder bastante dinero.

Actualmente la casona, que pudo verse en el docureality de Las Campos o en el programa Mi casa es la tuya, tiene un valor de cuatro millones y medio de euros y, aunque había gente interesada y se llegó a hablar de una oferta en firme por una cifra mareante, esta nunca llegó a concretarse.

Ahora la presentadora, para no demorar más su mudanza, que quiere hacer cuanto antes para vivir tranquila con Bigote Arrocet, piensa que no sería tan mala idea reducir el montante estimado a tres millones de euros, lo que podría atraer a nuevos y posibles compradores.

Porque esto le está costando dinero. Más allá de los 4.700 que paga de alquiler, los gastos de mantenimiento y servicios de su casa de Las Rozas, a pesar de que ya no vive con su hija, Carmen Borrego, se suponen que pueden rondar lo 10.000 euros.

Por ello también sorprende que quien fuera discípula de Jesús Hermida, y con los crecientes rumores de que tiene sobre la mesa dos ofertas para programas semanales, uno en TVE y otro en Canal Sur, aún no se haya decantado por ninguno.