Luis Villares y miembros de En Marea
Luis Villares y miembros de En Marea EUROPA PRESS

El portavoz de En Marea, Luís Villares, ha criticado este domingo la "falta de voluntad absoluta" que, a su juicio, ha mostrado Podemos en el proceso de negociación para llegar a un acuerdo sobre el senador de designación autonómica que el partido instrumental tenía que elegir, aunque ha asegurado que ahora, tras la ruptura parlamentaria del grupo y su salida junto con tres diputados afines al grupo mixto, "no se opondrá".

"En ningún caso la cuestión del senador es de personas concretas, sino de acuerdos políticos. No tenemos nada en contra de José Manuel Sande y no nos opondremos a su designación", ha indicado Villares en una entrevista a Radio Nacional de España, recogida por Europa Press.

Así, ha subrayado que cuando uno hace "punto y aparte" hay que dejar atrás los "rencores y enfados" para empezar "sin ningún tipo de ataduras". "Hay una mayoría suficiente para que sea nombrado", ha sentenciado Villares, quien ha tachado de "decisión coherente" que continúe siendo el grupo de En Marea quien decida el senador autonómico y no el PSdeG-PSOE, que en la actualidad, tras la ruptura, ya es la segunda fuerza política en el Parlamento de Galicia.

Entre otras críticas, Villares ha lamentado que la mayor parte de los parlamentarios de En Marea "llevasen un año y medio sin seguir las directrices de la organización por las que se presentaron a las elecciones". Ante esta situación, "o se aplicaban medidas disciplinarias" o, si no valían las reglas internas, "debería valer el pacto entre organizaciones soberanas".

LÍOS

"Tampoco fue posible esta vía porque no se llegaba a acuerdos para poder seguir funcionando", ha explicado Villares, quien ha apostillado que "lo mejor para poder seguir desarrollando el proyecto de En Marea era crear un grupo propio, el grupo mixto de En Marea".

Entre otros "líos", Villares ha lamentado la "decepción social" que supuso que la diputada de En Marea afiliada a Podemos Paula Quinteiro "hiciese un uso indebido de su condición de parlamentaria para evitar una actuación policial", recordando así lo ocurrido en 2018 cuando Quinteiro "evitó una identificación policial en un acto de vandalismo".

"Fue un golpe duro en nuestra imagen política porque era un golpe en el corazón de nuestra ética", ha indicado el portavoz de En Marea, quien ha lamentado que cada uno "debería haber asumido su responsabilidad" y sin embargo "por una cuestión partidista (de Podemos) esta compañera se mantuvo en el cargo".

Así, ha indicado que aquel habría sido el momento de hacer "punto y aparte". "Tuvimos muchos más líos que tuvieron trascendencia. Querían hacer un proyecto político que no fue el votado", ha afirmado en la misma entrevista, recogida por Europa Press.

"ACOSO Y DERRIBO"

Según Villares, En Marea sufrió un "acoso y derribo" después del Vistalegre 2 de Podemos en Madrid, en el cual se realizó un "centrifugado ideológico" con la finalidad de construir un partido único en todo el Estado, "algo que choca con la idea de confluencias".

Preguntado por las críticas que en su día Xosé Manuel Beiras realizó sobre el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, Villares ha lamentado que "Anova no fuese coherente con esas críticas a la hora de intentar establecer una reorientación del rumbo".

Sobre el Futuro de En Marea, Villares ha asegurado que se presentarán a las elecciones autonómicas de 2020, y ha indicado que "ha quedado un espacio huérfano" en el "centro del espacio progresista" ya que, el PSOE "no llega a los derechos sociales" y Podemos está en un "proceso de izquierdarización". "Mantenemos que en Galicia tienen que tomarse las decisiones que afectan a Galicia", pero ha descartado que su organización sea independentista.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.