La tradicional "prueba del alumbrao" ha abierto esta medianoche de manera oficial la 161 edición de la Feria de Abril de Sevilla con el encendido de las 367.000 bombillas distribuidas por el recinto, lo que da paso a una semana de fiesta y diversión marcada este año, en su inicio, por la lluvia.

Pese a los chubascos caídos en Sevilla y las rachas de viento, pronóstico que se mantendrá hasta el miércoles, miles de personas se han congregado ante la portada del Real de la Feria para contemplar a las 00.00 horas el encendido de las 367.000 lámparas y farolillos que iluminan sus quince calles, todas con nombres de toreros ilustres.

La lluvia, por el momento, no ha aguado las ganas de fiesta
Con miles de sevillanos y visitantes pertrechados de impermeables y paraguas, aunque cerrados porque a medianoche no llovía, el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, accionó, como es habitual y acompañado por miembros de la Corporación, el mecanismo que encendió la portada -dedicada este año a un monumento emblemático: el Costurero de la Reina- y todo el recinto ferial.

Dañados muchos farolillos típicos

En el acto intervino la Banda Municipal de Música de Sevilla y, ante la alegría del alcalde, los concejales y decenas de miles de personas, cantaron por sevillanas Los Cantores de Híspalis, en su treinta aniversario, para dar la bienvenida a la Feria. La lluvia, por el momento, no ha aguado las ganas de fiesta, si bien ha dañado muchos de los típicos farolillos.

A última hora también se ha disipado la mayor preocupación que en estos días han tenido ciudadanos y autoridades, al quedar suspendida la huelga convocada para toda la Feria en los autobuses urbanos tras el acuerdo, ratificado hoy por el 89 por ciento de su plantilla, de seguir las negociaciones con la mediación de la Junta de Andalucía.

Tras el tradicional "pescaíto" en las 1.047 casetas de la Feria, que forman esta semana una ciudad efímera, casi paralela y autónoma, con todos sus servicios (sanitarios, seguridad, bomberos o limpieza, entre otros), el alumbrado ha dado paso al júbilo y la alegría de miles de personas concentradas, un año más, en torno a la portada.

Con 45 metros de altura, 50 de frontal y 180 toneladas de peso, cuenta con casi 25.000 bombillas -este año de bajo consumo- y es el punto central de entrada del recinto ferial, donde se desarrollará hasta la medianoche del domingo esta fiesta internacional.