Polémica por una exposición sobre Cristo
Dos visitantes observan el cuadro (izquierda) de un soldado cogiendo los genitales a un Jesús crucificado (REUTERS). REUTERS

Los comisarios de exposición del museo de la Catedral Católica de Roma sabían que sería arriesgado exhibir una versión erótica de la Última Cena de Cristo, pero no estaban preparados para una avalancha de mensajes indignados.

En Austria ya se habla de la versión vienesa de las caricaturas de Mahoma
La fuente de la polémica, que los medios austriacos han bautizado como la
versión vienesa de la bronca de las caricaturas de Mahoma, es una retrospectiva en honor del respetado artista austriaco Alfred Hrdlicka, que cumplió 80 años este año.

La Iglesia retiró apresuradamente la obra principal, "una orgía homosexual" de los Apóstoles, tal y como la describió Hrdlicka, sólo una semana después de que la exposición 'Religión, Carne y Poder' abriera, dejando una pared negra vacía en la entrada a la muestra, pero las protestas no se detuvieron.

El director del museo defiende la obra de Hrdlicka: "No queremos ofender a nadie"
El director del museo defiende la obra de Hrdlicka y su decisión de alojar las polémicas versiones del artista de la imaginería bíblica en un museo relacionado con la Iglesia Católica, insistiendo en que el museo nunca había pretendido ofender a nadie, pero que ese tipo de arte debería tener permitido provocar un debate.

"Creemos que Hrdlicka tiene derecho a representar a la gente de esta forma drástica y carnal", afirmó Bernhard Boehler. "No veo ninguna blasfemia aquí", dijo, señalando a una imagen de la Crucifixión que mostraba a un soldado golpeando a Jesús al tiempo que le cogía por los genitales.

Ese cuadro, explicó Boehler, había recibido críticas específicas de algunos visitantes, así como una escultura de Jesús en la cruz sin cara y desnudo, que algunos cristianos encontraron ofensivo. Pero la obra más discutida fue 'La última cena de Leonardo, restaurada por Pier Paolo Pasolini', que mostraba a los Apóstoles haciendo cabriolas y revolcándose sobre la mesa de la cena y masturbándose entre ellos.