Juicio Caso Nadia
Fernando Blanco y Margarita Garau, en la primera sesión del juicio por el caso Nadia. EFE

La sala civil y penal del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha confirmado la sentencia de la Audiencia de Lleida que condenó a cinco años de cárcel y a pagar una multa de 3.000 euros al padre de la menor Nadia, Fernando Blanco, por un delito de estafa continuada y agravada por utilizar la enfermedad de su hija, afectada de tricotiodistrofia, como engaño para conseguir dinero de terceros en concepto de donaciones.

La madre, Marga Garau, ha sido condenada a tres años y seis meses de prisión y a pagar una multa de 2.400 euros.

La sentencia del TSJC anula la parte civil y penal, y pide en la Audiencia de Lleida que vuelva a redactar la sentencia con una individualización de los perjudicados a quienes se tiene que indemnizar y concrete las cantidades.

La Audiencia de Lleida consideró acreditado que ambos se enriquecieron en 402.232,65 euros y les condenó a hacer frente a una indemnización a cada una de las personas perjudicadas por su engaño como responsables civiles, el padre y la madre recurrierone esta sentencia.

Asimismo, el abogado de la madre, Alberto Martín, ha avanzado que está valorando la posibilidad de presentar recurso contra la sentencia en el Tribunal Supremo.

Enfermedad de Nadia

La sentencia de la Audiencia consideró probado que la niña sufre tricotiodistrofia, enfermedad genética de las catalogadas como raras que provoca alteraciones cutáneas, oftalmológicas y trastorno del desarrollo y del lenguaje en un contexto de inteligencia límite, aunque sin riesgo vital inminente.

El fallo de la Audiencia señalaba que, aprovechando la enfermedad de la menor, los padres "urdieron un plan para obtener un lucro patrimonial ilícito", constituyendo la Asociación Nadia Nerea para la tricotiodistrofia y enfermedades raras de Baleares, figurando en sus estatutos como presidente de la misma el acusado Fernando Blanco y como tesorera la acusada Margarita Garau.

Declaraciones de los acusados

En el juicio, que se celebró en Lleida entre los días 1 y 5 de octubre de 2018, el padre afirmó que el fiscal, al pedir seis años de cárcel para él y para su mujer, lo que pedía era "condenar a Nadia".

Mirando al tribunal y llorando, el padre afirmó: "No son lágrimas de cocodrilo, intento mantenerme firme. Nunca he hecho nada de actor ni cine, mi mujer siempre ha hecho lo que yo le he dicho. Nunca me ha pedido ningún papel".

Marga Garau, por su parte, dijo que nunca ha utilizado a su hija, que su objetivo era estar con la niña y que Fernando era "un buen padre".

Consulta aquí más noticias de Lleida.