Imagen del Pegasus
Imagen del Pegasus DGT

La Dirección General de Tráfico (DGT) cuenta con varios sistemas para garantizar la seguridad y el cumplimiento de las normativas en las carreteras españolas entre los que se encuentran los radares.No todos son del mismo tipo ni están destinados a detectar las mismas infracciones. Entre ellos, destacan los radares helicóptero o Pegasus que, además de calcular la velocidad media de cada vehículo, detectan otras infracciones como no respetar la distancia de seguridad, el uso del teléfono móvil, la forma de coger el volante, no utilizar el cinturón de seguridad o los pasajeros que viajan con los pies encima del salpicadero.

Este tipo de cinemómetro tampoco se libra de los mitos habituales que existen en torno a estos instrumentos de la DGT. Por ello, y como ocurre con el resto de tipologías, son muchas las dudas al respecto de estos radares, a pesar de que no son nuevos: en 1961 se creó el Negociado de Helicópteros de la DGT y en 2013 se introdujo un nuevo sistema de medición en estos radares.

¿Dónde multa este radar-helicóptero?

Los Pegasus no circulan ni por las islas ni por las comunidades del País Vasco y Cataluña, aunque esta última dispone de su propio helicóptero que se dedica a las mismas funciones. Las zonas cercanas a los aeropuertos también están restringidas dada la afluencia aérea. Por el resto del territorio pueden sobrevolar sin problema y, además, sobre todas las vías, desde autovías y autopistas hasta nacionales y comarcales. Las dos primeras suelen contar con una vigilancia diaria, mientras que las otras, en días alternos.  

¿Cómo multan estos helicópteros?

Los Pegasus los dirigen pilotos profesionales adscritos a Tráfico, quienes sobrevuelan las zonas más transitadas y determinadas por los responsables de la DGT. Además, está acompañado de un operador que se encarga de manejar las cámaras para detectar y grabar a los infractores, en cuyo casao se realizan tres mediciones de tres segundos de diferencia entre ellas para establecer su velocidad media. Esta cifra será la que se emplee en la multa. El Pegasus siempre analiza los coches por detrás para no distraer a los conductores.  En cuanto a su alcance, detecta velocidades de hasta 360 km/h, hasta los 300 metros de altura y a un kilómetro de distancia.

¿De cuánto puede ser la multa?

Las multas por velocidad depende del tipo de vía, y la infracción que se cometa. Los radares-helicópteros no tienen multas específicas, sino que son un instrumento más de la DGT y, por tanto, también pueden conllevar la pérdida de puntos

Las multas de estos radares, ¿se pueden recurrir?

Igual que con el resto de herramientas, estas multas también se pueden recurrir

Los Pegasus, ¿se equivocan?

Cada radar tiene un margen de error diferente. En los estáticos y móviles, por ejemplo, está fijado en un 5%. Sin embargo, en los helicópteros casi no queda lugar a la duda: según estimaciones de la DGT, el margen es inferior al 1%. Sin embargo, Tráfico establece un margen del 10% para las denuncias de velocidad que se interponen a través de estos radares.

¿Vigilan a todos los vehículos?

Sí, aunque hacen hincapié en los vehículos comerciales y en las furgonetas de reparto, ya que son abundantes y suelen superar su velocidad máxima en las carreteras. Los ciclistas tampoco se libran de ‘su ojo de halcón’ puesto que captan a aquellos que circulan sin casco o más de dos en paralelo. En este caso, la actuación se coordina con las patrullas de la Guardia Civil en tierra.