Estas son las multas si te pilla un radar de velocidad
La reducción de la velocidad máxima permitida en carreteras secundarias obliga a circular por ellas a 90 km/h. Unsplash

Ser sancionado por un radar de velocidad es una de las infracciones más comunes en las carreteras españolas. Por ello, la Dirección General de Tráfico ya anunció a comienzos de este año que colocaría más radares en los diferentes trazados nacionales, con el fin de prevenir los excesos de velocidad.

La reducción de la velocidad máxima permitida en carreteras secundarias, que pasó de 100 a 90 km/h en enero, es otra de las medidas impulsadas por la DGT para tratar de combatir esta lacra. Pero, ¿qué ocurre si un conductor circula a 100 o más kilómetros por hora en una de las zonas restringidas a 90 km/h?

La multa para este tipo de infracción es de 100 euros, aunque no conlleva pérdida de puntos en el permiso de conducir. En función de cuánto superes el límite permitido, el coste de la sanción podría incrementarse considerablemente.

Por ejemplo, superar de 121 a 130 km/h supone una multa de 300 euros y, además, la pérdida de dos puntos del carné. En caso de circular por encima de 141 km/h, la multa pasa a ser de 400 euros y cuatro puntos del carné, mientras que si superas los 151 km/h la sanción acarrea un castigo de 500 euros y la pérdida de seis puntos del carné.

¿Cómo recurrirla?

Si un conductor recibe una multa de tráfico, existen diferentes vías para recurrirla antes de abonar su coste. En caso de considerarla injusta, el infractor cuenta con un plazo de 20 días naturales para presentar sus alegaciones. Entre los motivos más frecuentes para recurrir una multa, los defectos de forma, haber prescrito o disponer de un argumento ganador son los más destacados.

Esta Semana Santa, la DGT cuenta con cerca de 1.990 radares fijos, móviles y de tramo para garantizar la seguridad de los conductores en las carreteras españolas.