Los Mossos d'Esquadra han descartado que el asesinato de una joven de 17 años este martes en un bar de Barcelona sea un crimen de violencia machista, aunque mantienen el resto de hipótesis abiertas para tratar de aclarar el suceso.

Según han informado fuentes de la investigación, los Mossos han comprobado que no existía ni había existido ninguna relación sentimental entre la víctima y el detenido por el crimen, un responsable del bar al que la chica entró tras discutir acaloradamente en la calle con su novio.

Algunos testigos de locales cercanos al bar, situado en la avenida Mistral, han detallado que la pareja estaba discutiendo en la calle cuando, de repente, la chica entró en el bar, por motivos que se intentan aclarar. Al poco de entrar la joven, uno de los miembros del establecimiento salió corriendo y fue detenido poco después de las 16.00 horas en las inmediaciones, en la calle Hospital, por una patrulla de la Guardia Urbana, que se fijó en él porque iba manchado de sangre.

Los Mossos d'Esquadra habían localizado el cadáver de la menor, con una herida de arma blanca en el cuello, hacia las 15.40 horas en el interior del local, donde los efectivos del Sistema de Emergencias Médicas no pudieron hacer nada para salvarle la vida.

La División de Investigación Criminal de los Mossos d'Esquadra ha abierto una investigación para tratar de determinar por qué la chica entró en el local, qué ocurrió en el interior del bar —que llevaba un par de meses abierto— y el móvil del crimen, así como si conocía previamente al detenido, de 32 años y nacionalidad marroquí.

El novio de la joven de 17 años asesinada en Barcelona ha confirmado que ninguno de los dos conocía al detenido. Según él, el hombre se asomó a la puerta de la cafetería y llamó a la joven, ella entró e inmediatamente fue agredida. El novio dice haber escuchado los gritos e intentó ayudar pero la puerta estaba cerrada.

Según algunos testigos, la cafetería llevaba cuatro días cerrada y ayer el dueño estaba en el local pero no lo tenía abierto al público. Los vecinos lo describen como un hombre amable pero extraño.

La Urbana remitió al sospechoso directamente a los Mossos d'Esquadra, por lo que el detenido permanece en dependencias de la policía catalana a la espera de pasar a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.