Bernardo Montoya
Bernardo Montoya saliendo de la Comandancia. A.PÉREZ/EUROPA PRESS - Archivo

Josefa Carmina Garrido, la expareja de Bernardo Montoya, único encausado por la muerte de la joven zamorana Laura Luelmo, ha declarado este lunes en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Valverde del Camino (Huelva) tras presentarse esta lunes por la mañana ante la juez encargada del caso.

Según declaraciones de la investigada a Telecinco, la expareja ha declarado que es "inocente" y que lo va a demostrar, además de insistir en que "no ha matado a nadie" y que no acudió el día de la citación judicial, el pasado 16 de mayo, "porque estaba mala", en alusión a su estado de salud, para añadir que sigue enferma "todavía".

Así, ha manifestado que ha ido a los juzgados valverdeños haciendo "un esfuerzo" para "declarar y para que la gente sepa que no tengo nada que temer", acerca de su presunta relación con la muerte de Luelmo. De igual forma, Garrido ha explicado que ha entregado "papeles" en relación a su no comparecencia el pasado jueves y que "la orden de detención se paralizó", según la investigada.

La comparecencia judicial se ha producido hacia las 18 horas. En cuanto a las declaraciones vertidas sobre ella por Bernardo Montoya, la expareja del mismo ha señalado que "lo va a pagar y con creces", porque "él es un delincuente de los grandes", para acabar afirmando que "es un asesino". También se ha referido a la supuestas pruebas contra ella, sobre lo que ha negado que existiesen, porque si las hubiera "estaría ya en prisión", ha asegurado.

Asimismo, se ha dirigido a Montoya a través del medio televisivo para decirle que es "un cerdo", deseándole que "ojalá no salga nunca" y que "el alma del Laura Luelmo se te meta en el corazón y te coma el cerebro", para sentenciar que es "un asesino". Además le ha augurado que lo van "a matar en la cárcel porque no va a salir de allí".

La juez encargada del caso dictó una orden de busca y captura contra Josefa Carmina Garrido el pasado jueves al no presentarse en el juzgado donde estaba citada para declarar como investigada, tras las nuevas declaraciones de Bernardo Montoya que la acusaba de haber matado a Laura Luelmo "con un martillo".

El presunto autor de los hechos se autoinculpó en una primera declaración judicial, que finalmente cambió, ya que según su letrado, Miguel Rivera, Montoya le explicó que "lo hizo por amor" y porque "no se encontraba en condiciones muy idóneas" cuando confesó la autoría del crimen.

Consulta aquí más noticias de Huelva.