Guardia Civil en una detención.
Un agente de la Guardia Civil en una detención, en una imagen de archivo. GUARDIA CIVIL

El agente regresaba a su casa sobre las cuatro de la tarde acompañado de su familia cuando sospechó de la actitud de una joven, que actuaba de forma nerviosa y vigilante, en una céntrica calle de A Guarda.

Al darse cuenta de que se trataba de la novia de un vecino de la localidad conocido por sus numerosos antecedentes policiales, el agente pidió a su familia que continuase y se bajó del coche para inspeccionar la zona.

En ese momento, escuchó un estallido similar a la rotura de un cristal y al inspeccionar la zona, localizó al novio de la joven saliendo de un local comercial que tenía el cristal de la puerta roto.

El individuo llevaba en las manos monedas y una cartera de mano, que se comprobó que contaba con documentación personal. El guardia civil, tras acreditar que era un agente de la autoridad, lo detuvo en el lugar y pidió telefónicamente ayuda a la patrulla de seguridad ciudadana, que se hizo cargo del detenido y lo trasladó a dependencias del puesto de A Guarda, para iniciar las correspondientes diligencias.

El arrestado ha sido puesto este sábado a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de Tui, que decretó su ingreso preventivo en el centro penitenciario de A Lama.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.