Instagram
La aplicación Instagram abierta en un móvil. WOKANDAPIX / PIXABAY

El pasado lunes, una chica de 16 años del estado de Sarawak publicó una encuesta en su cuenta de la red social Instagram en la que preguntaba a sus seguidores si debía seguir viviendo o morir y, después de que un 69% de internautas votara por la muerte, se lanzó al vacío desde su balcón, según informaron medios locales.

La tragedia ha provocado consternación en el país asiático y peticiones para que se investiguen las circunstancias del suicidio.

"Puesto que la tentativa de suicidio es un delito en este país, de ello se sigue que instigar a una persona a tratar de suicidarse podría ser un delito también", declaró a medios locales el diputado Ramkarpal Singh. El diputado, que también ejerce como abogado, ha pedido a las autoridades que investiguen el caso.

"Como algunos internautas pudieron haber condonado esto es algo que no puedo entender. ¿Es posible que la chica siguiera viviendo hoy si los internautas que visitaron su cuenta de Instagram hubieran tratado de hacerla desistir de quitarse su vida?", se preguntaba Singh.

Malasia se plantea ahora modificar la legislación que regula internet. El ministro de Comunicaciones y Multimedia, Gobind Singh Deo, indicó que posiblemente sea necesario cambiar la Ley de Comunicaciones y Multimedia de 1998 (CMA, siglas en inglés) para luchar mejor contra el ciberacoso y las tentativas de suicidio online, si bien no especificó en qué podrían consistir dichos cambios.

"Creo que debemos ser muy, muy cuidadosos cuando se trata de estos temas. Pienso que es un tema serio cuando las redes sociales son usadas de una forma que pueda poner en peligro las vidas de ciertas personas. Al mismo tiempo también creo que queremos examinar cómo alterar la CMA para enfrentarnos a problemas como éste", dijo Gobind a la prensa local.