Un hombre fue condenado el miércoles en Texas (EE UU) a 25 años de cárcel por quemar a su hija de dos meses en el horno de un microondas.

Durante los 20 segundos que permaneció en su interior, el bebé sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en las mejillas, manos y hombros ylos médicos tuvieron que amputarle parte de su oreja izquierda debido a la gravedad de las lesiones.

Los miembros del jurado rechazaron el recurso de la defensa, que afirmó que su cliente sufría problemas mentales cuando introdujo al bebé en el microondas y lamentó que la condena de cárcel no le permitiera someterse a un tratamiento psiquiátrico.

El condenado también deberá pagar una indemnización de 6.365 euros.