Familiares de Fernando Múgica y Miguel Ángel Blanco han presentado sendas denuncias judiciales al considerar que una plaza en
Zizurkil (Guipúzcoa) dedicada a un etarra implicado en los asesinatos de ambos políticos constituye un delito "permanente" de enaltecimiento del terrorismo.

Según han informado hoy los denunciantes, Rubén Múgica, hijo del abogado socialista asesinado por ETA en 1996, y Mari Mar Blanco, hermana del edil popular asesinado en 1997, interpusieron ayer en los juzgados de guardia de San Sebastián y Plaza de Castilla de Madrid, respectivamente, sendas denuncias en similares términos.

Me estremecí cuando supe que en Zizurkil hay una plaza con el nombre de ese criminal

Rubén Múgica denuncia que, según "ha sabido" por una información publicada en un periódico, en Zizurkil "hay y se mantiene" una plaza dedicada al etarra José Luis Gueresta, natural de dicha población, ya fallecido e identificado como "coautor" del asesinato de su padre.

"Me estremecí cuando supe que en Zizurkil hay una plaza con el nombre de ese criminal -ha explicado Rubén Múgica-, pero no hice ningún aspaviento y me fui inmediatamente al juzgado de guardia a presentar la denuncia".

El texto hace referencia a que esta circunstancia es constitutiva de un presunto delito de "enaltecimiento del terrorismo", recogido en el artículo 578 del Código Penal, "en su modalidad de humillación a las víctimas del terrorismo".

El hijo del abogado asesinado por ETA ha animado a otras víctimas del terrorismo a que "se sumen" a esta iniciativa y denuncien de forma particular otros casos similares con el fin de "frenar lo que es intolerable además de delictivo".

El mismo llamamiento ha hecho Mari Mar Blanco quien ha precisado que ayer por la tarde presentó una denuncia en Madrid en similares términos porque la plaza dedicada en Zizurkil a Gueresta, coautor también del asesinato de su hermano, supone "una humillación pura y dura".

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SAN SEBASTIÁN