El comité de trabajadores del centro de menores Ibaiondo de Zumarraga (Gipuzkoa) se ha concentrado este viernes, al mediodía, junto a las instalaciones de este recurso para denunciar la "inseguridad" que padecen su personal, coordinadores, psicólogos, trabajadores sociales, profesores y educadores, tras "sufrir agresiones" por parte de los usuarios de este recurso.

Durante la concentración, el Comité ha hecho público un comunicado en el que denuncia que el pasado 14 de abril dos educadoras de Ibaiondo "fueron víctimas de una grave agresión protagonizada por tres usuarios con el fin de perpetrar la fuga de uno de ellos".

A su juicio, este suceso "ha supuesto cruzar una línea más en la ascendente agresividad que se viene padeciendo en el centro". "No es una agresión derivada de un momento de descontrol e impulsividad; sino algo organizado y calculado fríamente, con graves consecuencias para las personas", ha denunciado el Comité, tras lo cual, ha mostrado su "máximo apoyo y solidaridad" con las afectadas y con quienes en algún momento "han podido sufrir situaciones violentas".

El Comité ha recordado que los trabajadores de Ibaiondo son "profesionales con vocación y convicción" que trabajan "para que los menores, dentro de sus medidas judiciales, desarrollen sus objetivos educativos asumiendo sus responsabilidades y encaminados a la reinserción social".

En este contexto, ha apuntado que, "desde hace más de un año", en el centro Ibaiondo "se está viviendo una situación de ansiedad, estrés, frustración", con la consiguiente "dificultad para desempeñar la labor educativa". Todo ello, según ha explicado, debido a "una situación de continua entrada y salida de menores con un criterio de urgencia, saturación y alarma social, sin poder desarrollar los procesos educativos de una forma óptima".

El comité ha indicado, además, que ha informado "a la Dirección del centro, así como a la Dirección de Justicia del Gobierno Vasco y a los responsables del Servicio de Justicia Juvenil y del Servicio de Prevención" la "grave situación que se da en el centro debido a la existencia de jóvenes, mayores de edad y altamente agresivos y disruptivos, que impiden el buen funcionamiento del centro y el desarrollo de las actividades educativas, convirtiéndose el trabajo en una labor asistencial y de contención".

MAYORES DE EDAD

A ello ha añadido que, "la labor educativa con el resto de menores se ve condicionada negativamente". Por todo ello, el comité ha pedido que "se verifique de forma más rigurosa la edad de los menores/jóvenes que ingresan en el centro", así como que "aquellos jóvenes disruptivos mayores de edad que se opongan a la intervención educativa, sean derivados a centros de cumplimiento acorde a su edad".

El comité ha instado a las direcciones correspondientes y a los juzgados de menores que "tomen las medidas oportunas para que Ibaiondo pueda cumplir la finalidad para la que fue creado", así como que "se tenga en cuenta la opinión de los profesionales que trabajamos directamente con los menores/jóvenes y no vivir la imposición de decisiones" por parte de la Dirección.

Asimismo, ha indicado que "hace meses" que solicitó una reunión de Comité de Seguridad y Salud de Ibaiondo para "poder abordar los temas derivados de seguridad" y ha exigido a la Dirección de Justicia del Gobierno Vasco "una perspectiva exigente con respecto a la contratación y al desarrollo de las funciones del personal de la empresa de seguridad".

Finalmente, ha instado a la Administración que "tenga en cuenta en las negociaciones actuales" tanto "las especificidades de los puestos" como "las difíciles condiciones laborales de los profesionales" de Ibaiondo, "priorizando en todo momento la seguridad y la salud física/psicológica de los trabajadores y el reconocimiento de todos los profesionales del centro como figura de autoridad".

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.