Así, la Asociación Animalista Libera, la Fundación Franz Weber (FFW), ProVeg International, Liberánima y la Associaçao Vegetariana Portuguesa han firmado una carta dirigida a la titular de Educación, tras meses de contactos con la administración para "calibrar" el nivel de interés "en una medida que está establecida en países como Portugal y Chile y que se facilita en estados como Francia y Reino Unido cuando una familia demanda un menú sin productos de origen animal".

El manifiesto señala que "el empuje de la reivindicación de los derechos para los animales (...), el creciente compromiso por desarrollar una vida con menor impacto sobre el medio natural y la biodiversidad (...) son hechos que ningún poder público ni administración gubernamental pueden obviar (...) requiriendo respuestas adecuadas".

"Una reciente encuesta de la consultora Lantern señalaba que al menos un 9,9% de la población mayor de edad en España se alimenta fundamentalmente con productos de origen vegetal, donde una de cada diez mujeres del país se declara como vegetariana", explica la carta, según recogen Libera y la Fundación Franz Weber en un comunicado, quienes añaden que "esto evidencia que los cambios alimentarios aumentan y se refuerzan por esta parte".

Los animalistas y ambientalistas reclaman de esta manera que las empresas concesionarias o los comedores de gestión directa puedan elaborar un menú "nutricionalmente equilibrado" pero excluyendo alimentos de origen animal, como la carne.

En este sentido, Libera y FFW recurrieron al Defensor del Pueblo, "del que esperan una respuesta positiva que desmonte la rigidez con la que la Xunta ha dado respuesta a las primeras peticiones", alegando que "no existe una ley que obligue a prestar una igualdad de derechos en el acceso a la alimentación en centros educativos" siguiendo los criterios que sí se aplican, por ejemplo, en Euskadi con su menú escolar vegetal.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.