Según ha informado el cuerpo, sobre las 18,50 horas del jueves recibieron el aviso de unos vecinos que alertaban de que unos individuos intentaban entrar en una vivienda en la zona de Cabral.

Al llegar al lugar, los agentes observaron que la cerradura del portón de acceso al jardín de la casa está en el suelo -"serrado o roto"- y que había sido cambiado por un candado y una cadena nuevos.

Ante la presencia de los agentes, la mujer saltó por una ventana y aseguró que se trataba de la casa de una amiga que le había pedido que se la limpiase y que había tenido que saltar por la ventana al romperse la cerradura de acceso cuando intentaba entrar. También indicó que su pareja estaba en el interior ayudándola.

En ese momento se personó en la zona la heredera y actual propietaria de la casa y aseguró que no conocía a ninguno de los dos detenidos ni les había pedido que limpiasen la casa. La mujer dijo también que la madre, anterior moradora y de 87 años de edad, vive en la actualidad con ella.

Los propietarios de la casa abrieron la vivienda con el juego de llaves correspondiente, constatando los agentes que la cerradura no estaba rota y que el interior de la vivienda estaba perfectamente ordenado.

Mediante inspección ocular, detectaron daños a la altura del cierre del marco metálico de la ventana por la que habían saltado. Además, los propietarios manifestaron desconocer la procedencia del candado y cadenas colocados en el acceso a la finca de los cuales los ahora detenidos tenían las llaves.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.