Según ha recordado el Consistorio, como consecuencia de las cuatro campañas de control de calidad del aire llevadas a cabo entre octubre de 2017 y diciembre de 2018 en Durango, la Viceconsejería de Medio Ambiente, del Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco, emitió un informe con fecha 13 de marzo en el que se concluía que se había podido detectar la presencia de algunos compuestos orgánicos volátiles como el benceno tolueno-estireno en Durango.

Dicho departamento emplazó a las empresas identificadas como responsables de las emisiones detectadas a poner en marcha medidas correctoras en el plazo de un mes.

El Ayuntamiento de Durango remitió un Burofax al Departamento de Medio Ambiente ofreciendo su colaboración, solicitando confirmación de si las emisiones son causa de revocación de la licencia de actividad e instando al control y vigilancia de las empresas afectadas para que adoptaran medidas correctoras.

Transcurrido el plazo establecido en el informe, el Ayuntamiento de Durango se ha dirigido este lunes nuevamente al Departamento para solicitar información sobre las medidas concretas requeridas, la situación de las autorizaciones ambientales de las empresas afectadas, así como sobre otras medidas establecidas en el Plan de Acción definido por la Viceconsejería de Medio Ambiente.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.