El Gobierno de España sale del Consejo Europeo que acordó esta noche una nueva prórroga del brexit —hasta el 31 de octubre— convencido de que el acuerdo alcanzado entre los Veintisiete y el Reino Unido es "razonable", y confía en la "lealtad" británica hasta su salida definitiva de la Unión Europea.

Así lo apuntó el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, este jueves de madrugada, al finalizar el Consejo Europeo extraordinario que acordó una prórroga flexible hasta el 31 de octubre, con revisión en junio, para hacer efectivo el brexit.

"La gran lección que hay que sacar de todo lo que está ocurriendo en el Reino Unido es que cuando se plantean procesos de decisión que se dejan en manos de la ciudadanía, basados en mentiras, como estamos viendo, se sitúa a la sociedad británica, lamentablemente, ante un callejón sin salida", ha subrayado, poniendo de relieve que el país no ha podido "gobernar esta situación".

Recordó en cualquier caso que "la pelota" sigue estando "en el tejado del Parlamento británico" y en las negociaciones que está teniendo la 'premier', Theresa May, con los laboristas para lograr la aprobación del Parlamento británico al acuerdo de salida. Porque en este momento, advirtió, todos los escenarios siguen abiertos y aún puede producirse el brexit abrupto.

Al salir de la reunión del Consejo, Sánchez respondió afirmativamente a la primera pregunta de si quedaba satisfecho con la decisión tomada. Y añadió que "lo más importante" era salvaguardar la unidad entre los Veintisiete, y eso "se ha conseguido". Ahora, añadió, hay que esperar a ver cuál es "la evolución de los acontecimientos" en la negociación que mantiene el Gobierno británico con el partido laborista y saber si se acabarán celebrando elecciones europeas en el Reino Unidosi no lo hacen, el 1 de junio el país estaría fuera de la UE de forma automática y sin acuerdo—.

El presidente del Gobierno insistió en que hay que estar abiertos a cualquier posibilidad, porque aunque hay un "sentimiento mayoritario del Consejo Europeo" para que no haya una salida desordenada, "también es cierto que no se descarta" esa posibilidad. Y ante ese eventual desenlace, Sánchez insistió, una vez más, en que su Gobierno "ha hecho los deberes" aprobando un Real Decreto Ley con las medidas de contingencia para afrontar una salida abrupta.

Pedro Sánchez no quiso dar detalle de la estrategia que tuvo en las negociaciones de esta cumbre pero sí subrayó que su posición fue la de "abrirse a una prórroga" como finalmente se ha acordado. Puso en valor, además, que ante este caso "desafortunado" que supone la salida de un estado miembro, la Unión Europea "está demostrando altura de miras, perspectiva y compromiso" para tener "la mejor de las relaciones" con el Reino Unido a partir de su salida.

"Sin duda estamos poniendo toda nuestra inteligencia y nuestra voluntad política para que no se produzca un brexit desordenado que pueda lastimar con consecuencias económicas y sociales para el Reino Unido y la UE", recalcó. Pero reiteró que el desenlace sigue estando en manos del Parlamento británico y de las dos principales formaciones de ese país —conservadores y laboristas—, que son los que decidirán el futuro del Reino Unido en cuanto a si sale de manera ordenada o desordenada de la UE.

Pedro Sánchez explicó que una de las cosas sobre las que más han insistido los Veintisiete es la de que en este tiempo de prórroga el Reino Unido "debe ser respetuoso con los tratados de la Unión" y con las cuatro libertades que dichos tratados defienden —la libre circulación de trabajadores, mercancías, capitales y servicios—. Además recordó que la resolución acordada plantea que los Veintisiete puedan reunirse —sin la presencia del Reino Unido— para tratar todas aquellas cuestiones que consideren pertinentes.

En definitiva, Sánchez defendió el acuerdo de esta noche porque permite dar al Reino Unido más tiempo para que "aclare su posición" y clarifique entre otras cosas si va a participar en las elecciones europeas y al mismo tiempo "salvaguardar los intereses de la Unión". Y, reiteró que la UE espera que en todo este tiempo el Reino Unido mantenga una cooperación "leal y acorde" con los tratados europeos.