El producto puede encontrarse desde esta semana en supermercados e hipermercados de toda España. Se trata de un producto "único que, por un lado, aporta valor a la oferta de patata habitual en esta época, en su mayoría patata de conservación de Francia o patata nueva procedente de países como Israel y Marruecos; y por otra, fomenta el consumo de producto autóctono de temporada".

Hasta hace unos años, han recordado en un comunicado, era muy difícil adquirir esta variedad en la gran distribución, ya que se trata de un producto muy fresco y con un período de vida más breve que otros tipos de patata.

La firma decidió llevar la patata nueva de Málaga por primera vez a los lineales en 2008, gracias a su 'know how' y a la infraestructura necesaria que garantiza la distribución de esta variedad en condiciones óptimas de calidad y de presentación al público, al tratarse de una patata muy fresca y muy delicada.

La iniciativa de Ibérica de Patatas y la excelente acogida del consumidor, ha contribuido a impulsar el cultivo de esta variedad en la zona. De hecho, incluso vende la semilla a agricultores de la provincia. Además, desde que introdujo este producto en el comercio minorista hace 11 años, la comercialización se ha incrementado en un 30 por ciento. El pasado año las ventas ascendieron a 130 millones de kilos.

Consulta aquí más noticias de Málaga.