Concentración en Vallecas
Concentración en Vallecas (Madrid). JORGE PARÍS

La Policía Nacional desplegó este jueves un fuerte operativo en el entorno de El Pozo (Vallecas, en Madrid) con el objetivo de evitar una nueva jornada de protestas por la muerte a puñaladas el domingo de un hombre de 64 años tras una discusión con una familia descrita por los vecinos como conflictiva.

Durante todo el día, docenas de agentes blindaron el perímetro de las viviendas del fallecido y del supuesto asesino, en busca y captura. Ambas casas se encuentran separadas por unos pocos metros y han sido escenario durante esta semana de homenajes, por un lado, y fuertes altercados, por otro, que han obligado a intervenir a las unidades antidisturbios.

A última hora de la tarde y pese a la presencia policial, unas 300 personas volvieron a concentrarse en este punto. Por cuarto día consecutivo, reclamaron la marcha de esta familia del barrio. Aunque la tensión sigue latente en las calles vallecanas, la manifestación no desbordó el cordón de seguridad.

Entretanto, la Policía Nacional mantiene sus labores para dar con el sospechoso, un hombre joven de etnia gitana dedicado a la venta ambulante apodado El Yaki. Según la versión de algunos residentes en la zona consultada por este medio, el presunto homicida es miembro del denominado clan de Los Visita, que acumula un sinfín de críticas por conductas incívicas o, directamente, violentas.

Esta familia ha estado en el centro de la diana desde el primer momento y los disturbios han vandalizado su domicilio y varios vehículos de su propiedad. Al cierre de esta edición, la Policía mantenía sus pesquisas para dar con su paradero.

Este jueves la clase política intentó templar la situación. El Ayuntamiento de Madrid anunció que reforzará la presencia policial a su mando en el distrito. Tras la Junta de Gobierno celebrada en Cibeles, la portavoz Rita Maestre reclamó no caer en discursos "racistas, cuando no abiertamente xenófobos". "Es importante escuchar la voz de las asociaciones vecinales, que nos piden que no se traslade una imagen criminalizadora y estigmatizadora del barrio y que se trate con cuidado, cariño y respeto la vida en Vallecas", abundó Maestre.

En este sentido, el presidente de Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, reclamó resolver "con prontitud y eficacia" el conflicto. "Si no hay un trabajo clave de diferenciación entre el pueblo gitano de un grupo de delincuentes", advirtió en declaraciones a Europa Press, el escenario puede ser "incendiario". La Asociación Vecinal de El Pozo llamó a la "unidad" del barrio y ha convocado una rueda de prensa para este viernes.

Por su parte, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, condenó los altercados. "Intentar tomarnos la Justicia por nuestra mano es un gravísimo error que no conduce a absolutamente nada salvo al caos", zanjó en la Asamblea.

Consulta aquí más noticias de Madrid.