«¿Qué tengo aquí? Es una verruga muy rara. ¿Pero si he usado condón? Ya, pero el preservativo no cubre todo el miembro». Tras escuchar esta frase en una película, Damián, un vecino de Vistalegre (Cartagena), inventó unos calzoncillos antiladillas.

Damián tiene 39 años y es prácticamente ciego. Por eso tuvo que pedir ayuda a su hermana mayor, para poder dibujar el invento y presentarlo en el Registro de Patentes de la Región de Murcia.

Calzoncillo antiladilla 214 «Es un boxer que tiene un agujero para que salga el pene cuando está erecto. En el agujero va unido un condón de los de toda la vida. El calzoncillos antiladillas es de usar y tirar, explicó el inventor a 20 minutos.

La idea de Damián es que el calzoncillos antiladillas se venda en farmacias y supermercados, y que no cueste mucho más que un preservativo: unos 6 euros.

Junto a esta idea, Damián ha ideado también para las mujeres unas bragas de usar y tirar con un condón vaginal incorporado.